Película sobre la represión en Birmania abre el festival Un Mundo

Birmania VJ

La película Birmania VJ: Informando desde un país cerrado, inaugura este miércoles la edición XI del festival internacional de cine documental sobre derechos humanos, Un Mundo. A la proyección asistirán el director danés de la cinta, Anders Ostergaard, y el vicedirector de la televisión Democratic Voice of Burma, Khin Maung Win.

Armados con una cámara pequeña y un teléfono móvil el reportero birmano Joshua y sus colegas de la cadena de televisión de exilio Democratic Voice of Burma grabaron en septiembre de 2007 las manifestaciones contra la junta militar en Rangún. Las imágenes recorrieron los noticieros del mundo entero, al ser la única fuente de información sobre la situación en el país en ese momento.

El documental Birmania VJ, compuesto de las imágenes auténticas de esos acontecimientos reprimidos brutalmente, muestra la importancia de los medios de comunicación independientes en la lucha contra el totalitarismo, explica el fundador del festival Un Mundo, Igor Blazevic.

Igor Blazevič, foto: Štěpánka Budková
“En la película hay escenas trágicas, pero que son impresionantes. En un momento un grupo de jóvenes de unos 18 años de edad dice: el que no tenga miedo a la muerte que se ponga en primera fila. Y el espectador ve un grupo de jóvenes que se adelantan y protestan de manera no violenta, se dejan encarcelar, son condenados a 20 o 30 años, pero yo sé que nosotros podemos ayudar a sus familias”, destaca Blazevic.

Los organizadores de Un Mundo pretenden despertar con esta proyección la solidaridad de los espectadores, igual que lo lograron el año pasado con el documental Congo, silencio profundo. Inmediatamente después de terminar el festival se convocó entonces una colecta pública para ayudar a las mujeres congoleñas que fueron violadas. Gracias a los recursos recaudados la organización humanitaria checa Hombre en Emergencia pudo establecer en Congo una misión permanente que ayuda a las víctimas hasta ahora.

Igor Blazevic espera que algo parecido se consiga también en el caso de los presos políticos de Birmania.

“No es importante que les traigamos alimentos, medicamentos, sino que sus familias y a través de ellas, ellos mismos se enteren que en la República Checa alguien sabe de ellos y piensa en ellos. Esto les ayuda a soportar uno de los regímenes más brutales del mundo en la actualidad”.

La organización Hombre en Emergencia ayuda a las familias de los presos políticos de Birmania desde hace cinco años.

El festival Un Mundo se celebrará en distintas salas de cine de Praga hasta el 19 de marzo y seguidamente se trasladará a 29 ciudades de la República Checa. Una selección de las películas presentadas se proyectará en Bruselas y Washington, formando parte del programa cultural de la presidencia checa de la Unión Europea.