Paracaidistas checos van a cazar a Osama Bin Laden a Afganistán

Los soldados de élite checos van a Afganistán, foto: CTK

El aeropuerto militar de la ciudad de Prerov este jueves por la noche. Un gran avión blanco An-124 despega con un centenar de paracaidistas a bordo, rumbo a Afganistán. Son los soldados de élite checos que participarán allí en la operación "Libertad Duradera", buscando a talibanes y terroristas de Al Qaeda.

Los soldados de élite checos van a Afganistán, foto: CTK
Los militares checos han partido en secreto y bajo las medidas de seguridad más estrictas. Desde el surgimiento de la República Checa es la primera vez que sus Fuerzas Armadas envían a una unidad a combate. Para esta eventualidad, los soldados de élite de la ciudad de Prostejov se entrenaron durante dos años y medio.

... así es cuando una unidad de cuatro paracaidistas está asaltada por el enemigo en un terreno desconocido. No queda otro remedio que replegarse. Los paracaidistas se cubren mutuamente a tiros, se informan de dónde se dispara contra ellos y dónde hay puntos de apoyo para refugiarse.

Los miembros de las fuerzas especiales entrenaron cada día. Duramente. No pueden permitirse errores. Hasta el error más pequeño puede costar una vida humana.

Los soldados de élite checos van a Afganistán, foto: CTK
Su lema es "ver y no ser visto". Son expertos en la recogida de informaciones, en la observación del terreno y el movimiento de personas en él. Son capaces de salvarles del cautiverio, dominan los fundamentos del montañismo y el buceo. Para acostumbrarse a grandes alturas sobre el nivel del mar, se entrenaron en los Alpes.

Al ver a soldados con trajes de camuflaje y armados hasta los dientes entrenando para las situaciones bélicas más peligrosas, se les ocurre a ustedes qué empuja al hombre a exponerse voluntariamente a tal peligro. Aquí está una de las posibles respuestas.

"Nunca en la vida civil he conocido una amistad tan profunda como en el Ejército. Nunca y en ningún lugar he conocido a gente tan fiel que puedo dar la espalda a una amenaza mortal y estar seguro de que siempre hay alguien quien me cubre. Esto lo he encontrado solamente en el Ejército", éstas son las palabras de uno de los paracaidistas checos que acaban de partir para Afganistán.