Palacete Real luce un nuevo abrigo

r_2100x1400_radio_praha.png
0:00
/
0:00

‘Palacete Real: joya de la arquitectura renacentista’ se denomina la exposición que presenta la historia, la decoración y los resultados de la prolongada reconstrucción de los exteriores de ese edificio, que forma parte del Castillo de Praga.

Palacete Real, Palacete de la Reina Ana o Belvedere, bajo estos nombres conocen los checos al edificio, situado en la parte oriental de los Jardines Reales del Castillo de Praga. Los historiadores lo consideran como una de las muestras más auténticas de la arquitectura renacentista italiana en Europa Central.

El Palacete Real fue construido por orden de Fernando I de Habsburgo, hijo de Felipe el Hermoso y de Juana de Castilla, con motivo de su boda con Ana, reina de Bohemia. Del proyecto fue encargado el arquitecto italiano Paolo Della Stella. Los trabajos fueron iniciados en 1538 y culminaron en 1560.

La exposición documenta el proceso de renovación de la fachada y de las arcadas, trabajos que se prolongaron por cuatro años, según explicó el encargado de la exposición, Jan Bažant.

“Presentamos fotos, documentos y planos de las reconstrucciones y arreglos a los que fue sometido el edificio. La exposición incluye una amplia colección de vaciados de los relieves de piedra que decoran los exteriores del palacete”, explicó Bažant.

Los relieves representan, sin duda, uno de los atractivos de la exposición. En la fachada hay unos 150, pero debido a que están situados a gran altura, su aspecto es prácticamente desconocido por el público, indicó Jan Bažant.

“Los relieves están inspirados en temas de la Antigüedad, la mitología griega y la vida en la corte real. Fueron elegidos por el propio Fernando I, quien intentó plasmar en ellos sus intentos por la construcción de un amplio imperio y la interconexión de la cultura Antigua con la cristiana”, dijo Bažant.

En el primer piso, los visitantes pueden admirar murales del siglo XIX que reflejan episodios de la historia nacional, según la visión del historiador y escritor checo František Palacký.

El Palacete Real es un singular ejemplo del renacimiento italiano y, según recordó el autor de la exposición Jan Bažant, testimonio del gran amor entre Fernando I de Habsburgo y Ana, Reina de Bohemia. La boda, celebrada en 1521, es el motivo del relieve principal en la fachada, indicó.

Los trabajos fueron finalizados en 1563 por Bonifác Wohlmut conocido, sobre todo, como autor del techo en forma de un barco dado vuelta. Esa extraña forma estuvo muy de moda en Francia, y la Reina Ana deseaba tener en Praga algo similar.

La exposición sobre el Palacete Real del Castillo de Praga permanecerá abierta al público hasta el 29 de junio.

palabra clave:
audio