Ordenadores detectan automóviles robados

r_2100x1400_radio_praha.png

Desde hace varios meses funciona en la mayoría de los pasos fronterizos en la República Checa un sistema informático para la identificación de automóviles que cruzan las fronteras. A los ladrones de vehículos se les hace más difícil sacar del país un automóvil robado.

Al paso fronterizo se acerca un coche. En el puesto de control de la policía de extranjería están instaladas cámaras y un terminal del sistema informático para la identificación de matrículas. Dicho sistema está conectado a un registro central de matrículas y al de los vehículos robados.

Una cámara registra la matrícula del coche que pasa por el control fronterizo y el ordenador la busca inmediatamente en el registro central. En el monitor aparecen los datos básicos sobre el automóvil chequeado y el ordenador proporciona simultáneamente al policía de fronteras también una información sonora.

El sistema informático compara los datos del coche chequeado en el paso fronterizo con el registro de vehículos robados. Al tratarse de un vehículo hurtado y la policía ha sido notificada al respecto, el sistema informático lo indica al policía con una señal sonora especial y en el ordenador aparece una advertencia visual.

Los equipos para la identificación de vehículos motorizados han sido instalados primero en aquellos pasos fronterizos por los que pasa la mayor cantidad de vehículos robados en Europa Occidental y en el territorio checo.

El sistema de identificación de coches, denominado LOOK, está ahora instalado en la República Checa en 65 pasos fronterizos por carretera. En este país hay 94 pasos de este tipo.

El sistema de identificación de coches funciona ya en todos los pasos fronterizos por carretera con Polonia y en la mayoría de los pasos en la frontera con Eslovaquia. El proyecto fue financiado del presupuesto estatal de la República Checa y de las ayudas de la Unión Europea, en el marco del programa Phare.

En cada uno de los pasos fronterizos donde está instalado este sistema, operan siempre dos unidades de identificación de vehículos- una registra los vehículos que entran en el territorio checo, y otra, los que salen.Una unidad de este tipo cuesta 16 mil euros.

El primer paso fronterizo en ser dotado de equipos informáticos para la identificación de vehículos motorizados ha sido el de Náchod- Beloves, en la frontera nororiental de la República Checa con Polonia.

Según el coronel Václav Vosecký, subdirector de la Policía de Extranjería y de Fronteras, la República Checa es más activa que sus vecinos en la lucha contra los robos de automóviles. Se prevé que próximamente serán equipadas con terminales del sistema informático de identificación de vehículos incluso las patrullas policiales motorizadas.

El coronel Vosecký explica que los ladrones cruzan las fronteras checas tanto con coches robados en este país como con los hurtados en Europa Occidental. El principal flujo de coches robados se dirige a Ucrania y Rusia. También ocurre que los ladrones sacan el automóvil de la República Checa, pero no logran venderlo en el extranjero y regresan con el vehículo hurtado al territorio checo.

Y precisamente para prevenir los robos de vehículos, la República Checa ha empezado a operar en sus fronteras el sistema informático de identificación de vehículos, y ello también de cara a su futura integración en la Unión Europea. Este país centroeuropeo quiere estar bien preparado para cumplir los nuevos deberes que resultarán de la institución del registro de vehículos de toda la Unión Europea.