Nuevas manifestaciones antigitanas se efectuarán en Chequia

Manifestaciones antigitanas en Duchcov, foto: ČTK

Nuevas manifestaciones antigitanas fueron anunciadas para este sábado en varias ciudades de la República Checa. Sus participantes quieren expresar su desacuerdo con el alto índice de criminalidad, especialmente en las zonas habitadas mayormente por gitanos.

Manifestaciones antigitanas en Duchcov, foto: ČTK
Agrupaciones cívicas que se autodeterminan ‘Los ciudadanos inconformes’ convocaron para este sábado manifestaciones antigitanas a través de las redes sociales. Centenares de personas confirmaron su participación en las protestas que, según fue adelantado, deberían efectuarse en las ciudades de České Budějovice, Pilsen, Jičín, Duchcov y Ostrava, aunque se espera que tengan lugar también en otras localidades del país.

La Policía anunció que se prepara intensamente para mantener la calma e impedir que esas actividades desemboquen en enfrentamientos abiertos entre la población mayoritaria y los gitanos. Según sostuvo Martin Šimáček, director de la Agencia para la Integración Social, en tiempos de crisis, cuando aumenta el desempleo y la inestabilidad económica, algunos ciudadanos dirigen su descontento contra los grupos sociales marginados y, en este caso, contra los gitanos que, además, en su mayoría viven en barrios apartados.

”En el país existen unos 200 barrios, en diversas ciudades y poblaciones, que son habitados mayormente por gitanos. Y estos barrios representan precisamente lugares de mayor peligro, donde pueden surgir conflictos entre gitanos y los extremistas o con ciudadanos descontentos con su situación económica y que culpan a los gitanos de todo. Nuestra agencia elaboró en 2006 un mapa de esos lugares con riesgo de disturbios sociales y el próximo año queremos elaborar un mapa nuevo”.

Martin Šimáček, foto: Šárka Ševčíková
Los organizadores de las protestas de este sábado afirman que no permitirán que los ciudadanos honestos ‘sigan siendo hostigados por gitanos violentos’ que cuentan con un respaldo tácito del Gobierno, ya que este no hace nada para proteger a los demás ciudadanos.

Martin Šimáček insiste en que las tendencias antigitanas en la sociedad checa se intensificaron por la crisis económica. Determinados grupos de personas afirman que los gitanos reciben ayudas del Estado sin trabajar y estas informaciones tergiversadas encuentran tierra fértil rápidamente en los tiempos de crisis. La primera gran manifestación antigitana se efectuó en noviembre de 2008 en la ciudad de Litvínov, en el noroeste del país. Pronto se celebraron otras manifestaciones en el norte del país, en las zonas más afectadas por el desempleo, la drogadicción, los juegos de azar y la criminalidad y algunas desembocaron en enfrentamientos abiertos entre gitanos y grupos extremistas.

Las posturas de los extremistas frente a los gitanos son apoyadas cada vez más por representantes de la población mayoritaria, advierten los especialistas. Así, las protestas antigitanas se extendieron del norte de Bohemia al sur, así como a Bohemia del Este, la región de Pilsen y a la región de Moravia-Silesia. Martin Šimáček, de la Agencia para la Integración Social, afirma que ese rencor abierto afecta tanto a los gitanos como a los demás ciudadanos.

Manifestaciones antigitanas en Duchcov, foto: ČTK
“La situación no es nueva. Las actividades antigitanas tienen lugar con cada vez mayor frecuencia. La tensa situación social no favorece a ninguna de las dos partes. Los gitanos que viven en barrios apartados no se sienten seguros en ellos y tampoco se sienten seguros los ciudadanos que habitan las zonas adyacentes. Y es así como surgen los mayores conflictos.

Los expertos afirman que, para prevenir el incremento de la tensión social entre las diferentes etnias que viven en el país, se necesita una activa intervención del Estado, en estrecha colaboración con las autoridades locales. La situación podría mejorar, insiste Martin Šimáček, pero es necesario aplicar cuanto antes programas preventivos en las localidades de mayor tensión, orientados a la ampliación de la oferta laboral, a programas de recalificación, al apoyo a la educación, la creación de un sistema de viviendas sociales y una mayor ayuda social a los ciudadanos marginados.