“Latinoamérica necesita más traducciones de la obra de Comenio”

Busto de Comenius, foto: Jiří Matějíček, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

El 15 de noviembre se cumplen 350 años de la muerte del destacado filósofo y pedagogo checo Juan Amos Comenio, conocido como el “Maestro de las Naciones”.  Su valioso aporte a la pedagogía universal, que permanece vigente hasta la actualidad, se conmemora también en Colombia.

Pintura de Johann Peter Hasenclever,  foto: public domain

“Escuela para todos sin distinción” y “enseñar todo a todos” son los pilares del pensamiento de Juan Amos Comenio, importante figura del siglo XVII, considerado el padre de la pedagogía moderna.

Comenio nació en una época marcada a fuego por conflictos entre el catolicismo y el protestantismo en el viejo continente. Tras cursar sus estudios universitarios, trabajó de maestro e inició la escritura de sus obras dedicadas a la pedagogía. Pretendía así contribuir al cambio de un maltrecho sistema escolar.

Jan Amos Komenský,  retrato de Karel Miloslav Lehotský,  Wikimedia Commons,  CC0

Tras la derrota de la revuelta bohemia de 1621 y la consecuente persecución de los no católicos, Comenio se vio obligado a exiliarse en la ciudad polaca de Leszno. Fue donde escribió la mayor parte de sus obras pedagógicas y didácticas, con las que puso los cimientos de la pedagogía moderna y se ganó la fama en toda Europa. En 1638, el pedagogo recibió una invitación para participar en la reforma del sistema escolar de Suecia y con el mismo objetivo fue invitado también a Gran Bretaña. Por estas y más aportaciones, enmarcadas en su creencia de que la educación desde la edad temprana puede mejorar a la humanidad, se ganó el título “Maestro de las Naciones”.

Una figura de obligatorio estudio

Sus aportes a la teoría y la práctica pedagógicas convirtieron a Comenio en una figura de estudio obligatorio para los futuros maestros de todo el mundo. La Universidad Pedagógica de Colombia conmemora el 350 aniversario del “Maestro de las Naciones” a lo largo del año 2020 con una serie de actividades que incluyen un curso semestral virtual dedicado a las enseñanzas de Comenio, según señaló para Radio Praga Internacional el catedrático de dicha universidad, Maximiliano Prada Dussán.

Maximilian Prada Dussán,  foto: Universidad Pedagógica Nacional Institucional de Bogotá,  Columbia

“Intentamos articular y congregar en este curso a los expertos latinoamericanos más importantes sobre Comenio. Es un curso muy grande porque tiene estudiantes de doctorado, de maestrías y también de grado de los programas para formar a los profesores. Tenemos cerca de 800 inscritos de toda América Latina, hay algunos participantes de Estados Unidos y de España”.

La educación actual desde la perspectiva de Comenio, las prácticas vigentes y las que la historia ha dejado atrás, son algunas de las cuestiones que conforman un total de 16 sesiones de la Cátedra Doctoral en Educación y Pedagogía denominada 'Comenio 350 años después'.

Orbis pictus,  foto ilustrativa: Miloš Turek

Las teorías didácticas de Comenio son trascendentales en la formación de los futuros maestros y su legado es todavía más actual en esta época de pandemia, señala Prada Dussán.

“Comenio ha sido muy importante para pensar los procesos educativos en este momento de pandemia. A diferencia de muchos países europeos, donde los estudiantes volvieron al colegio, en Colombia seguimos en la virtualidad casi el 95% de las escuelas. La reflexión sobre la escuela y la labor del maestro se han hecho presentes en la pandemia y Comenio nos ha servido de mucho”.

"Nuestro mundo es comeniano"

La importancia de la formación colectiva en la escuela es una de las bases del pensamiento de Comenio, quien definió el término de año escolar, la semana escolar y las vacaciones. Acentuó también la importancia de guarderías y de la escolaridad obligatoria a partir de los seis años de edad en una escuela común para niños y niñas hasta los 12 años.

Foto: Filip Jandourek,  ČRo

“Hay una interpretación que dice que nuestro mundo es comeniano. Él fue quien puso y amplió la idea de que la educación debe ser recibida en la escuela. En este sentido, uno puede decir que el ideal de Comenio se convirtió en un ideal de la cultura. Al final, esto se convirtió en un proyecto político de casi todos los países del mundo y sigue siendo uno de los asuntos más exigidos tanto en las políticas nacionales de los gobiernos como en los acuerdos internacionales. La inclusión educativa y la alfabetización de todos en varios niveles. Creo que es el aporte más grande que hizo Comenio”.

Otro de los grandes temas de la enseñanza de Comenio es la importancia del maestro en el proceso educativo, que en la actualidad pierde cada vez más protagonismo.

“Hoy en día, las situaciones pedagógicas tienden a centrarse en que cada uno aprenda por su cuenta. Digamos que esto desdibuja un poco la idea de la escuela y del maestro. Hoy en día, creo que Comenio diría que es importante la organización del saber que hace la escuela. Son importantes los ejercicios que se hacen en la escuela, la repetición de actividades y el trabajo que se hace propuesto por los maestros. No se trata solamente de que cada uno encuentre la información en internet y se eduque. Se trata de ese saber sistematizado que hay en la escuela”, indicó el catedrático.

“Todos somos educables”

Comenio enfatizaba la necesidad de una enseñanza ilustrativa, adecuada a la edad del alumno y una constante repetición. La necesidad de educación para todos sin distinción, divulgada por Comenio, sigue siendo un tema muy actual en Colombia, señala Prada.

Niños colombianos,  foto: codigodinamico87,  Pixabay CC0

“Colombia está en la construcción de la paz, en los acuerdos con las guerrillas, y la idea fundamental de la educación para todos, es decir, la de estos grupos antes excluidos, los grupos de las víctimas cuya exclusión también era educativa. La idea de una educación para todos es muy importante. Una de sus ideas centrales es que todos debemos ser educados y que la escuela es para todos, hay que enseñar todo a todos y todos estamos en capacidad de hacerlo. Esto hoy día lo entendemos como un derecho. Estamos hablando de indígenas, de excombatientes, personas en situación de discapacidad, culturas afrocolombianas, inmigrantes venezolanos y personas pobres. En el marco de la paz, hay que pensar en una educación para todos e incluir esta diversidad”.

Más traducciones de la obra de Comenio para Latinoamérica

Comenio es autor de numerosas obras dedicadas a la pedagogía, la didáctica, la filosofía y la teología. Con una de sus obras más conocidas “Orbis Sensualium Pictus” es considerado el pionero del libro ilustrado. De acuerdo con Prada Dussán, en Latinoamérica se necesitan más traducciones de la obra de Comenio.

Estatua de Comenius en Naarden,  foto: Ziko van Dijk,  Wikimedia Commons,  CC BY-SA 4.0

En la obra de Comenio aparecen menciones sobre Latinoamérica; en su libro “Doliente” (Triste) lamenta el trato agresivo a los nativos del continente por parte de los españoles. Comenio asimismo asignaba mucha importancia al conocimiento de lenguas, así como al respeto y la paz entre las naciones.

“Tiene un pensamiento muy cosmopolita. Está pensando en que las distintas lenguas tienen que ser reconocidas, también tiene unos tratados sobre la paz donde señala que hay que lograr acuerdos entre las naciones y empieza a incluir muchas regiones del mundo, eso es importante también. Ha sido un descubrimiento para nosotros”, señala Dussán Prada.

Como parte de la conmemoración, el Museo Pedagógico Colombiano ofrece la exhibición 'Juan Amos Comenio: o la utopía de un mundo y una humanidad mejor.' Los catedráticos dedicaron a Comenio además un número de la revista 'Pedagogía y Saberes' y realizaron varios vídeos sobre su figura (https://www.youtube.com/watch?v=S4Jr1IFxAUs&list=PLzpfjFwUBmP6DmwH50_AedoEHh7wJ4KSx).

A consecuencia de la Paz de Westfalia, Comenio nunca pudo regresar a su patria. Falleció el 15 de noviembre de 1670 en Ámsterdam. Sus restos se hallan en la ciudad holandesa de Naarden donde se encuentra un museo dedicado a su vida y obra.

Historias con Futuro- Comenio