No se puede permitir que el terrorismo se extienda por el mundo, afirma veterano checo de la "Guerra del Golfo"

Irák, foto: ČTK

La guerra en Irak centra últimamente la atención de las naciones del mundo entero. "Toda guerra es un gran problema pero, por otro lado, no se puede permitir que el terrorismo se extienda por el mundo", dijo a Radio Praga el veterano checo de la "Guerra del Golfo", Frantisek Janda.

foto: CTK
Frantisek Janda formó parte de la unidad química checa que en el año 1991 se desempeñó en las fuerzas internacionales que operaron en el Golfo Pérsico. Al hablar del actual conflicto bélico en la zona, el veterano checo admitió en una entrevista para Radio Praga la posibilidad del empleo de armas de destrucción masiva por parte de Irak.

"Sigo con enorme preocupación las informaciones sobre la guerra. Estoy convencido de que Irak posee armas químicas y que sería capaz de utilizarlas".

El veterano de la guerra checo confirmó que en caso de empleo de armas de destrucción masiva en el actual conflicto, los antiquímicos checos dislocados en Kuwait podrían brindar una ayuda eficaz.

foto: CTK
"La exclusividad de los expertos militares checo de la unidad química radica en su gran profesionalismo y las amplias experiencias adquiridas durante misiones anteriores en Afganistán, Yugoslavia y otros lugares. Los antiquímicos checos son capaces de descontaminar un determinado territorio con una rapidez 30 veces mayor que una unidad británica parecida y 10 veces más rápidamente que los expertos estadounidenses", sostiene Frantisek Janda.

El veterano de guerra checo acentuó a la vez la misión humanitaria que cumple la unidad química checa dislocada en Kuwait.

foto: CTK
"La tarea fundamental es salvar vidas humanas. Las armas químicas agreden a todos sin diferencia, independientemente de si se trata de un soldado o de un civil, de un estadounidense, un iraquí o un polaco. Y el mandato de los antiquímicos checos en la zona es el de ayudar en caso del uso de tales armas. Los expertos checos están allí para ayudar a proteger a todos sin diferencia ante las armas de destrucción masiva, en caso de ser ello necesario".

El veterano checo de la "Guerra del Golfo", Frantisek Janda, está seguro de que la guerra en Irak terminará con la derrota del régimen de Hussein y confía que ello lleve a apaciguar la situación en el Cercano Oriente. Considera, no obstante, que la guerra no terminará tan pronto y lamenta que la misma pueda costar todavía muchas vidas.