Mujeres checas quieren que Francia les indemnice por implantes mamarios defectuosos

Foto: ČT

Decenas de mujeres checas acogieron la posibilidad de presentar una demanda ante los Tribunales de Francia, para pedir una indemnización por haber recibido implantes mamarios de silicona franceses de mala calidad. El caso lo asumió hace dos semanas una oficina de abogados nacional que colabora estrechamente con colegas en Francia.

Los implantes mamarios de silicona del fabricante francés PIP, foto: ČT
Unas 2.000 mujeres en Chequia tenían implantes mamarios de silicona del fabricante francés PIP. Una cuarta parte de ellas fue operada por razones de salud, otras se sometieron a la intervención por motivos cosméticos. Cuando hace tres años quedó demostrado que esos implantes son de mala calidad y amenazan la salud de sus portadoras, las mujeres checas, así como las de otros países del mundo fueron víctima del pánico.

Las checas afectadas querían presentar una demanda colectiva, pero no hubo voluntad suficiente para llevar esa iniciativa a la práctica. Ahora una oficina de abogados checa que colabora con colegas en Francia ofreció a las afectadas en Chequia asumir su caso y solicitar para ellas una indemnización ante los Tribunales franceses. Según sostiene David Kuboñ, uno de los abogados checos, será un proceso prolongado, pero confían en tener éxito.

David Kuboñ, foto: ČT
“Nuestra tarea consiste en estudiar y analizar detalladamente el caso concreto de cada una de las afectadas, o sea las víctimas de esos productos. En base a esos materiales será posible elaborar luego las demandas, para presentarlas lo antes posible”.

Hasta el presente se han adherido a la iniciativa de los abogados unas 30 mujeres, pero se supone que su número irá aumentando en las próximas semanas. Especialmente las mujeres que fueron operadas por razones cosméticas y tuvieron que pagar una nueva operación de su bolsillo, querrán ser retribuidas, según indica una de ellas, Petra Černá.

”Cuando surgió el escándalo, decidí sumarme a la demanda colectiva, pero luego no pasaba nada y lo dejé así. Sin embargo, en mi caso se trató de una operación cosmética que me costó unos 1.700 euros. Me pusieron entonces los implantes de mama PIP que resultaron ser defectuosos. Me sometí a una nueva operación que me costó otros 2.400 euros. Todo tuve que pagarlo yo. Estoy decidida por ello a adherirme a la demanda, porque una sola persona no logra nada”.

Foto: ČT
La indemnización podría ser de miles de euros. Los gastos relacionados con la demanda los asumió la oficina de abogados que, si llegara a ganar el caso ante los Tribunales de Francia, pide a la recíproca el 30% de las ganancias.

Muchas mujeres en Chequia siguen teniendo mamas de silicona de PIP, por no disponer de recursos para someterse a una nueva operación. Los implantes defectuosos fueron cambiados por otros gratuitamente en este país sólo a unas 500 mujeres operadas por razones de salud, por ejemplo, por padecer cáncer de mama.

El escándalo por implantes mamarios de silicona de mala calidad reventó en Francia en diciembre de 2011, cuando fue descubierto que algunos implantes de la fabricante francesa PIP en vez de silicona medicinal eran de silicona industrial. Expertos investigaron que la silicona se fisuraba prematuramente y se sospechaba que podía provocar el cáncer. Los implantes mamarios de PIP fueron exportados a un sinnúmero de países del mundo, por lo que el escándalo ha llegado a ser universal.