Ministro de Salud publica manual de cambios en el sector

Ministr zdravotnictví Tomáš Julínek (vlevo) a Tomáš Cikrt, foto: ČTK

La reforma de la salud introducirá a partir del próximo año en el país pagos fijos por servicios médicos. El ministro del ramo, Tomáš Julínek, acaba de presentar un manual que explica a los ciudadanos checos los principales cambios en el sector.

Tomáš Julínek (a la izquierda) y Tomáš Cikrt (Foto: CTK)
De una forma simple y divertida, así quiere presentar el ministro de Salud, Tomáš Julínek, los cambios que esperan a los pacientes checos a partir del 1 de enero de 2008.

El resultado es un manual de 28 páginas publicado este martes por el Ministerio. Los protagonistas del manual son dos personajes de cómic que representan al ministro Julínek y a su portavoz, Tomáš Cikrt, y que en forma de tebeos informan sobre las nuevas reglas en la sanidad pública.

Éstas forman parte de la reforma de finanzas públicas aprobada por el Gobierno el pasado mes de agosto. Julínek cree en la utilidad de los cambios y rechaza la posibilidad de abuso de las nuevas reglas.

“La nueva ley admite pocas excepciones. Por eso creo que no habrá mucha oportunidad de abusar de ese sistema“, sostuvo Julínek.

 Pavel Hroboň, viceministro de Salud
El manual ofrece una lista transparente de pagos por los diferentes servicios sanitarios. Una consulta al médico general, así como una receta en la farmacia, les costará a los pacientes checos 30 coronas, es decir, poco más de un euro. Dos euros pagarán por un día en el hospital, y tres euros, por una consulta en urgencia.

Por otro lado, las consultas preventivas, así como los exámenes en laboratorios seguirán siendo gratuitos. Liberados de algunos pagos quedarán, por ejemplo, los niños con enfermedades crónicas y las embarazadas.

Los ciudadanos podrán conseguir el manual en la recepción del Ministerio, en sus páginas web, en algunos centros de salud y como suplemento en algunos diarios.

El Ministerio de Salud promete con la reforma una notable reducción de gastos en la sanidad pública.“Esperamos que la frecuencia de consultas médicas y la cantidad de medicamentos con receta disminuirán en un diez por ciento“, dijo Pavel Hroboň, viceministro de Salud, al diario Lidové Noviny.

Según las estadísticas, los checos van al médico trece veces al año, en promedio, y ocupan el primer puesto en la frecuencia de consultas entre los países comunitarios.