Ministro de Salud preocupado por el éxodo masivo de médicos

Leoš Heger, foto: ČTK

El ministro de Salud, Leoš Heger, está preocupado por las renuncias masivas de médicos, los pasajeros se quejan de los conductores de autobuses, llas casas discográficas checas ofrecerán música gratis en Internet.

Leoš Heger, foto: ČTK
El nerviosismo se ha apoderado del ministro de Salud, Leoš Heger. El anuncio de que miles de médicos abandonarán los hospitales a partir del 1 de marzo se ha convertido en un agudo dolor de cabeza.

Unos 3.800 médicos molestos por las condiciones de trabajo y las bajas remuneraciones en los hospitales del Estado se sumaron a la campaña “Gracias, nos vamos” y presentaron renuncias masivas.

Algunos hospitales, como por ejemplo, en la región de la meseta checo-morava perderán hasta al 60 por ciento de sus facultativos, lo que significa que no podrán atender a miles de pacientes.

En declaraciones al diario Mladá Fronta Dnes, el ministro Heger sostiene que en caso de que el Gobierno y los médicos no lleguen a un acuerdo el sistema sanitario checo podría desplomarse provocando gravísimos daños a la población.

El 60 por ciento de los ciudadanos estima que las exigencias salariales de los médicos son justificadas, pero rechazan la manera que han escogido para protestar, ya que ponen en peligro la salud de millones de personas, sostiene el diario.


El sistema de transporte urbano de la República Checa tiene una serie de ventajas. Dispone de una amplia red que cubren autobuses, tranvías, metro en la capital y trolebuses en algunas ciudades.

Cumplen prácticamente al pie de la letra los horarios, son seguros y circulan también a altas horas de la noche. No obstante, la Empresa de Transporte Urbano recibe constantemente quejas de los viajeros, según informa el diario Mladá Fronta Dnes.

Más de 3.000 personas presentaron quejas en 2009 por el pésimo comportamiento de los conductores y en 2010 las quejas aumentaron un diez por ciento.

Los viajeros se quejan de que los choferes fuman mientras conducen, hablan por teléfono, son groseros y muchas veces cierran las puertas de los autobuses antes de que los pasajeros hayan subido.

Personeros de la Empresa de Transporte Urbano, dicen que pondrán en marcha una campaña para mejorar la imagen de los conductores. Los enviarán a cursillos para que adquieran buenos modales, pero piden cooperación y paciencia a los pasajeros, sostiene el diario.


La música checa estará disponible gratis en Internet, abre en portada Hospodářské Noviny. La industria musical del país ha tomado esa decisión en un intento por frenar su continuada caída en picado por las descargas ilegales.

El nuevo proyecto, que llevará el nombre de JetMusic o de JetStream, es arriesgado, y cambiará de raíz la forma de adquirir y escuchar música, dice el periódico.

Las mayores compañías discográficas del país harán públicos sus archivos esta primavera en la web, donde se podrán escuchar. Pero si se quieren descargar los archivos para disfrutarlos en otro lugar sin estar conectado, un iPod, el teléfono móvil o un mp3, se deberá pagar una cuota mensual.

De funcionar, la página se convertiría en breve en un archivo de cientos de miles de álbumes de música checa.

En los últimos quince años, la venta de música en Chequia ha disminuido de 9,5 millones de discos hasta 1,5 millones. Solo el cinco por ciento de la música que se escucha en el país se adquirió de forma legal.