Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales quiere menos niños en centros de acogida

Petr Nečas (Foto: CTK)

La República Checa es desde hace tiempo blanco de críticas por el alto número de menores que viven internos en centros de acogida estatales. El nuevo concepto de asistencia a los niños amenazados preparado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales debería mejorar la situación.

Petr Nečas (Foto: CTK)
Alrededor de 20 mil menores viven en establecimientos sociales en la República Checa. El proyecto del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que fue aprobado este lunes por el Gobierno, persigue reformar el sistema de cuidado de niños practicado hasta ahora por el Estado. El objetivo principal es fortalecer el papel de la familia, según apuntó el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Petr Nečas.

“Estamos superando la inercia del sistema antiguo. Yo diría que desde los tiempos del Imperio Austro-Húngaro se ha dado preferencia al internado de niños. Todo el mundo sabe que existían orfanatos, después surgieron los asilos de menores… Además, el sistema actual está dividido entre cinco carteras ministeriales”.

El nuevo concepto pone énfasis en la atención individual a las familias con dificultades para prevenir que los hijos amenazados por el comportamiento de sus padres biológicos acaben en un centro para menores. Kristýna Kotalová, del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, explica que muchas veces las autoridades se enteran tarde del problema.

“Nuestra intención es incorporar en mayor medida a la ciudadanía, a los maestros, médicos, trabajadores de los cursos de ocio para que den a conocer a tiempo cuando ven que algo no funciona bien en la familia. Así podremos ayudar a la familia antes de que la situación se vuelva crítica”.

En el futuro debería aumentarse el número de los trabajadores sociales que coordinarán la asistencia a los menores. Actualmente, a un trabajador social le corresponden 300 casos, en promedio. La República Checa también necesitará más familias de acogida, que hoy son unas cuatro mil quinientas en todo el país.

El psicólogo Jeroným Klimeš opina que habrá que vencer la presión ejercida por los que apoyan la asistencia institucional a los niños frente al acogimiento familiar.

“Tengo la experiencia de que el director de un asilo para menores nos gritó: ¿Por qué quieren quitarnos a los niños? ¿Quieren eliminarnos? Entonces, hay que pensar también en qué haremos con los empleados de los establecimientos de acogida, cómo les ayudaremos para que puedan convertirse en padres de acogida profesionales, etc.”.

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales presentará al Gobierno la versión completa del concepto de asistencia a los niños amenazados antes de finales de junio.