Mercado turístico checo se estanca por los efectos de la crisis

r_2100x1400_radio_praha.png

Mejorar las infraestructuras de transporte, reforzar la cooperación entre las regiones y esforzarse por crear una imagen positiva del país en el extranjero: éstas son las claves para sacar de la crisis al sector turístico de la República Checa, según coinciden los expertos.

Gobernadores de las cinco regiones más turísticas de la República Checa, representantes de agencias de viajes, el director de la Oficina Checa de Turismo y el ministro de Desarrollo Local se dieron cita este jueves en Brno para buscar una solución a la situación del mercado turístico checo, estancado de momento por los efectos de la crisis financiera mundial.

La mayoría de los expertos coincidieron en la necesidad de mejorar las infraestructuras turísticas y de transporte. Según Radko Martínek, gobernador de la región de Pardubicko, hay que planear bien los proyectos.

“Es necesario invertir, sobre todo, en proyectos grandes y complejos que permitan desarrollar actividades recreativas durante todo el año, no sólo en invierno o en verano”, señaló Martínek.

Los políticos acordaron estrechar las relaciones y la cooperación entre las regiones para desarrollar proyectos interregionales, como por ejemplo mejorar y ampliar la red de rutas para ciclistas en el país.

Otro tema importante de los debates fue la promoción de la República Checa en el extranjero. Los especialistas coincidieron en que hay que esforzarse permanentemente por crear una imagen positiva del país en el mundo.

El alcalde de Praga, Pavel Bém, propuso centrar la atención en personajes famosos, artistas y diseñadores checos. El presidente de la Asociación de Agencias de Viaje, Viliam Sivek, insistió en aprovechar más los medios de comunicación extranjeros. Sivek también advirtió de la grave situación en que se encuentra de momento el mercado turístico checo.

“No es estancamiento, sino crisis. Hay que cambiar radicalmente la forma de promoción de la República Checa en el extranjero. Hay que emitir anuncios en televisiones extranjeras como lo hacen otros países. Es decir, hay que crear un plan estratégico para afrontar la crisis”, destacó Sivek.

Según informes de la Oficina Checa de Turismo, el número de turistas extranjeros que viajaron a la República Checa el año pasado se estancó por primera vez en cinco años, alcanzando los 6,7 millones. Los ingresos del sector hotelero registraron un descenso de casi el 20 por ciento. Los especialistas prevén que esta tendencia continúe en 2009.