Médicos checos amenazan con éxodo masivo

r_2100x1400_radio_praha.png

Los sindicatos recomiendan a los médicos checos que vayan a trabajar al extranjero. El ministro de Hacienda checo propone recortes radicales del presupuesto estatal. Eslovaquia lamenta el empate ante Nueva Zelanda en el Mundial de Sudáfrica. Estas noticias destacan este miércoles en las portadas de los mayores diarios nacionales.

El Colegio de Médicos checo recomienda a sus afiliados presentar una renuncia en conjunto e irse al extranjero en caso de que el Gobierno no les aumente el sueldo, recalca Lidové Noviny.

El sueldo medio de los médicos asciende a unos 1.900 euros mensuales, incluyendo las horas extra y las primas. Los sindicatos piden que el salario básico alcance los 2.700 euros.

El diario indica que unos 2.500 médicos del país han firmado el llamamiento sindicalista. En caso de que se retiren, el sector médico sufriría una escasez de personal muy grave, vaticina el periódico.


En la República Checa aumentarán los impuestos, sostiene el diario Hospodářské Noviny.

El rotativo subraya que el ministro de Hacienda, Eduard Janota, tiene previsto hacer recortes radicales en el presupuesto estatal de hasta 2.600 millones de euros.

A partir de enero próximo, los checos vivirán en carne propia qué es lo que supone implantar medidas para evitar el fracaso económico griego, ya que la mayoría de los pasos a introducir, como el aumento del IVA, por un lado, y la reducción de los gastos estatales, por otro, cuentan con el apoyo de la coalición tripartita que debería gobernar en el país tras las recientes elecciones.

Sólo al realizar dichos recortes, la República Checa podrá cumplir la promesa dada a la Unión Europea de reducir su déficit estatal por debajo del 4,8 por ciento del PIB, indica el diario.


Todos los diarios checos escriben sobre la pesadilla que vivió Eslovaquia en su estreno en el Mundial de Sudáfrica.

Foto: ČTK

Los eslovacos, que clasificaron al campeonato a expensas de los checos, estaban ganando por 1-0 sobre Nueva Zelanda y estaban muy cerca de alcanzar una cómoda victoria. Sin embargo, tras desaprovechar sus ocasiones para aumentar las distancias, en el último minuto del descuento, el neozelandés Winston Reid dejó el marcador en tablas y causó una gran desilusión a la afición eslovaca.

Eslovaquia bajó del paraíso al infierno, comenta Sport, ya que se complicó notablemente el camino hacia los octavos de final. Para lograrlo, tendrá que derrotar a Paraguay o Italia, que también empataron a uno en el segundo partido del grupo F.