Máximas distinciones de los Veintisiete se encuentran en Praga

r_2100x1400_radio_praha.png

‘La belleza de la falerística europea’, así se denomina una exposición que reúne las máximas condecoraciones estatales de los países de la Unión Europea y que este martes ha sido inaugurada en el Palacio Hrzánský, en Praga.

En la capital checa se logró reunir por primera vez los más significativos reconocimientos estatales de los Veintisiete, tanto de carácter histórico como contemporáneos. En la muestra, organizada con motivo de la presidencia checa de la Unión Europea, se puede admirar la Orden de Isabel la Católica, de España, instituida en 1815 por el rey Fernando VII.

Figura aquí también la Orden del Baño, que es la cuarta más antigua de las Ordenes británicas de caballería, habiendo sido establecida por el rey Jorge I en 1725, así como la Orden del Elefante, la más alta condecoración de Dinamarca, creada en 1693 por el Rey Cristian V. Esta última es la pieza más valiosa presente en la exposición, según recalcó su comisario, Jiří Fiedler.

“Varias de las condecoraciones que fueron prestadas para la muestra en Praga son ejemplares únicos y no las encontrarán en ningún museo en toda Europa”, señaló Fiedler.

La República Checa está representada en la muestra por la Cruz de los Nobles Checos que data del año 1814 y de la que se han conservado sólo cuatro ejemplares hasta el presente. Esta condecoración dio origen posteriormente a la Orden del León Blanco que actualmente es la más alta distinción estatal checa. Jiří Fiedler recordó que el emperador Francisco I de Austria, de la casa de Habsburgo, condecoró con esta orden a cuarenta aristócratas checos que lucharon junto a él contra Napoleón.

Jiří Fiedler sostuvo que algunas condecoraciones extranjeras presentes en la muestra tienen estrecha relación con la historia checa. Por ejemplo, la Orden del Baño británica lleva el lema del rey de Bohemia, Juan de Luxemburgo, del siglo XIV, “Ich dien”, Yo sirvo, en alemán.

“Tras la muerte de Juan de Luxemburgo en la Batalla de Crécy, en Francia, en la que este soberano se enfrentó a los ingleses, su lema lo adquirió el príncipe de Gales, ganador de la batalla, y posteriormente fue plasmado en la Orden del Baño británica”, dijo Fiedler.

La exposición ‘La belleza de la falerística europea’ podrá ser visitada en el Palacio Hrzánský, en Praga, hasta el 1 de marzo.