Los rebeldes de la TV Checa se han declarado en huelga

r_2100x1400_radio_praha.png

Los trabajadores de la TV Checa se han declarado en huelga. Exigen la dimisión del nuevo director general Jirí Hodac y las garantías de la independencia de la TV pública.

El líder de los sindicatos televisivos, Antonín Dekoj, manifestó que la convocatoria de huelga es una medida excepcional, pero el derecho de los espectadores de recibir informaciones no censuradas es motivo suficiente para la protesta sindical. Los trabajadores que se han declarado en huelga no han interrumpido las transmisiones. Siguen trabajando también los redactores rebeldes de la sección de Informativos que se han amotinado contra el director Hodac porque temen que con él la TV pública se ponga al servicio de los partidos políticos. Adam Komers, una de las cabezas visibles, comentó a la Radio Checa cómo trabaja el equipo de los Informativos, sitiado por los guardaespaldas del director Hodac:

"Seguimos trabajando en espantosas condiciones: podemos salir de la sala de los Informativos, pero no nos permiten regresar. Seguimos preparando los Informativos, pero lamentablemente se mantienen vigentes las directrices de censura y por eso la mayoría de los espectadores de la República Checa no los pueden ver."

En esta encarnizada "guerra televisiva" entre el nuevo director Hodac y los trabajadores de la TV pública, éste controla la red de emisores terrestres mientras que los redactores rebeldes difunden sus Informativos por cable, vía internet o por satélite.

El director Hodac que considera la huelga como ilegal, manifestó que con la protesta los trabajadores televisivos quieren imponer exigencias que no tienen nada que ver con cuestiones laborales.

Los huelguistas cuentan con el respaldo de la mayor central sindical del país- la Central Checomorava de Uniones Sindicales. Su jefe, Richard Falbr, afirmó que pueden contar también con el apoyo de la Organización Internacional de Trabajo.

El ministro de Cultura, Pavel Dostál, se reunió ayer con el primer ministro Milos Zeman para discutir la crisis en la TV pública checa. El jefe del Gobierno checo considera que la solución no consiste en la dimisión de Jirí Hodac sino en la adopción de una nueva ley sobre la Televisión Checa.