Los checos tendrán que entregar sus números de identidad en el próximo censo nacional

r_2100x1400_radio_praha.png

El próximo censo nacional ha despertado reacciones negativas en gran parte de la población checa. Esto se debe principalmente a que los ciudadanos deberán incluir en los formularios su número nacional de identidad. Pese a que la Oficina para la Protección de Datos Personales se expresó en contra, será obligatorio para todos los checos conceder esta información.

A medida que se acerca el 1 de marzo, o sea la fecha del censo nacional, aumenta el temor de la ciudadanía checa ante el peligro de que sus datos personales caigan en manos no adecuadas. Lo que ha sido además objeto de duras críticas es la exigencia de incluir en los formularios información acerca del patrimonio familiar y de sus bienes personales.

El Instituto de Estadísticas checo sostiene que la confidencialidad de los datos personales está asegurada. Sin embargo, la necesidad de incluir el número de identidad fue puesta en tela de juicio por la Oficina para la Protección de Datos Personales. Ambas instituciones se reunieron la semana pasada para encontrar una salida a este problema.

Ladislav Hejlík, portavoz de la Oficina para la Protección de Datos Personales, informó a Radio Praga sobre el resultado de estas deliberaciones:

"Opinamos que el censo debería haber sido anónimo, o al menos que no fuera necesario incluir en el formulario el número de identidad. El Instituto de Estadísticas insistió en la necesidad de agregar el nombre, el apellido y el número de identidad. Nosotros aceptamos que sean incluidos el nombre y el apellido pero estamos en contra del número de identidad."

A pesar de las sugerencias de la Oficina para la Protección de Datos Personales, quien tiene la última palabra es el Instituto de Estadísticas, que insiste en que con la solicitud del número nacional de identidad se pretende que el censo arroje resultados lo más fieles posible.