Los checos sienten miedo y compran máscaras

r_2100x1400_radio_praha.png

La amenaza de ataques terroristas al país ha suscitado un extraordinario interés entre los checos por adquirir máscaras antigás. La seòora Schickerová, una ciudadana de Praga, asegura haber "dejado los pies en la calle" buscando una máscara para su hijo de siete meses, ya que teme a posibles ataques a este país.

Pero ella no es la única. Desde que se comenzara a hablar que la República Checa podría convertirse en blanco del terrorismo, muchos ciudadanos de este país comenzaron a buscar la mejor manera de proteger su persona. Sin embargo, la mayoría cambia de parecer al enterarse del alto costo que ello implica: una máscara antigás en este país supera fácilmente los 100 dólares.

Según un decreto presidencial, de 1997, de verse el país ante la amenaza de una guerra, el gobierno estaría obligado a facilitar máscaras antigás a todos los menores de 15 años, enfermos y personas de la tercera edad. Este espectro de la población representa casi el dos por ciento de la sociedad.

Por su parte, el director general de la Fábrica de artículos de goma de Zubrí, Petr Bláha, negó, no obstante, tales afirmaciones, argumentando que las máscaras antigás que se encuentran en los depósitos del país no pueden ser utilizadas debido a su antigüedad. La mencionada fábrica produce máscaras del tipo CM-4 y CM-5, de uso civil, y las máscaras especiales OM-90, que son las utilizadas por el Ejército. "El problema", indica Bláha, "es que la antigüedad promedio de las máscaras es de 35 años". Asegura que dispone de informaciones que certifican que las máscaras antigás que almacena el país son inutilizables, explicando que, por ejemplo, las máscaras OM-90 tienen una vida útil de 15 años.

Expertos advierten el mal estado en el que se encuentran las máscaras para menores de 15 años, ya que fueron producidas en la década del 50 y lo más probable es que no sean herméticas. "Lo más difícil, sin embargo, será proteger a los niños más pequeòos, ya que estos utilizan en lugar de máscaras, chalecos y bolsas especiales de los cuales existen únicamente 5000 ejemplares", constata Bláha.