Objetivos de la República Checa posibles blancos del terrorismo

r_2100x1400_radio_praha.png

El primer ministro checo, Milos Zeman, ha anunciado que el gobierno pondrá a disposición de los Aliados unidades militares para las operaciones contra el terrorismo. ¿Le espera a la República Checa una revancha en forma de atentados?

Los analistas opinan que como respuesta a la lealtad de la República Checa hacia Estados Unidos y a los aliados de la OTAN, los terroristas incluirán ciudades y objetivos de este país en el listado de los futuros ataques.

Soldados y policías custodian desde hace algunos días los objetivos que el Gobierno checo considera como los más amenazados. Tras recibir una advertencia de los Aliados de que podría ser volada la sede de la emisora Europa Libre, ubicada en el centro de Praga, en sus alrededores han sido ubicados carros blindados. Estrictamente custodiada se encuentra tambén la Embajada de Estados Unidos, en el histórico Barrio Pequeño. Según el jefe del Estado Mayor, general Jirí Sedivý, ha sido reforzada asimismo la protección antiaérea del centro administrativo de Praga. Se ha reforzado asimismo la custodia de las plantas electronucleares de Dukovany y Temelín y fue ampliada la zona de exclusión aérea sobre ambas centrales.

Uno de los potenciales objetivos de un ataque terrorista con armas químicas o biológicas podría ser el metro praguense. Los expertos militares afirman, no obstante, que tal ataque sería contrarrestado por el eficaz sistema de ventilación del metro capitalino. Mucho más peligroso sería un ataque en espacios cerrados, como cines y teatros. Los peritos militares checos consideran, a su vez, que los aviones de fumigación no pueden llevar a cabo un ataque con armas biológicas. A Jan Petrás, jefe del servicio sanitario del Ejército Checo, le parece improbable que los terroristas puedan utilizar armas biológicas, por ejemplo, las fabricadas a base de antrax, en concentraciones mortíferas. Petrás opina que los terroristas no disponen todavía de tecnologías que permitan obtener grandes cantidades de un aerosol estable de sustancias biológicas tóxicas. A raíz de las opiniones emitidas por expertos militares, en la República Checa ha sido levantada la prohibición de vuelos de aviones fumigadores.