Los checos rememoran el 11 de septiembre de 2001

Foto: CTK

Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra EE.UU. cambiaron al mundo. Este martes se cumplen seis años de los dramáticos sucesos que cobraron la vida de centenares personas y marcaron una nueva etapa en la historia de la humanidad.

Esa fecha será difícil de olvidar para millones de personas que con espanto siguieron en las pantallas de televisión la paulatina destrucción del Centro de Comercio Mundial. Las transmisiones televisivas de aquella fecha resultaron chocantes para los ciudadanos checos.

"Estuve en el trabajo donde tengo acceso al Internet. Todo me parecía una película de terror. Recuerdo el espanto con el que seguimos con mis colegas las emisiones televisivas y las noticias de la prensa. Estoy convencida que en la República Checa podría ocurrir lo mismo".

"No podía creer lo que veía en la televisión. En ese momento me di cuenta que esa amenaza es real y que la corren todos los países, incluyendo la República Checa".

"Aquel día me reuní con mis amigos para jugar ping-pong. Antes de salir prendí un rato la televisión, pero lo que vi me pareció tan absurdo que no lo pude creer. Mis amigos incluso se reían, diciendo que no hay que creerlo todo. Tanto más chocante fue para nosotros la realidad, de la que nos dimos cuenta varias horas después".

Nueva York, 10.9.2007 (Foto: CTK)
"Fue un choque que no me permitió dormir durante varios días. Lo ocurrido el 11 de septiembre lo concibo como una advertencia. Conservo la esperanza de que nuestro país nunca se convierta en blanco de ataques terroristas".

Los acontecimientos del 11 de septiembre impactaron a todo el mundo, incluyendo la República Checa, cuyas autoridades de inmediato adoptaron medidas de seguridad más rigurosas. En estado de alerta estuvo también el Ejército checo, especialmente las unidades de reacción rápida. Desde esa fecha, el país se sumó enérgicamente a la campaña contra el terrorismo.

Actualmente, Washington se empeña en edificar en Europa Central parte de su escudo antimisiles que posibilitaría enfrentar un eventual ataque terrorista. Para este fin mantiene conversaciones con el Gobierno checo sobre la posibilidad de instalar un equipo de radares estadounidense en el territorio del país.