El presidente Zeman invitó a Putin a Praga y el primer ministro Sobotka viajó a Washington

Vladimir Putin, foto: ČTK

El presidente checo, Miloš Zeman, invitó a su homólogo ruso, Vladimir Putin, a Praga. El motivo de la visita es la celebración de un acto para recordar el 70 aniversario del holocausto. El anuncio provocó reacciones encontradas entre los políticos y la opinión pública nacionales debido a la crisis de Ucrania.

Vladimir Putin, foto: ČTK
El presidente Miloš Zeman volvió a centrar la atención de los medios de comunicación. Primero regresó de China, donde realizaba una visita de Estado, en el avión privado de una magnate checo, después empleó vulgarismos en una entrevista para la Radiodifusión checa, restó relevancia a los sucesos del 17 de noviembre de 1989 y ahora su Despacho anunció que el mandatario invitó al presidente Putin a Chequia.

La información inicial fue completada este martes, se especificó que se trata de un acto para recordar en el campo de concentración de Terezín, el año entrante, a las víctimas del holocausto y que la invitación fue cursada a los presidentes de los países aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

El primer ministro, Bohuslav Sobotka, se puso del lado del mandatario y dijo que había que tomar en cuenta el motivo de la invitación.

Miloš Zeman, foto: ČTK
“Es importante que no saquemos este tema de contexto. Un hecho irrefutable es que el Ejército Rojo fue el que liberó a Europa Oriental durante la Segunda Guerra Mundial”.

Uno de los temas centrales de los actos de conmemoración será el 70 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz en Polonia. La comunidad judía y las autoridades polacas optaron por separar los actos políticos de los exclusivamente de homenaje a las víctimas por lo que no invitarán a ninguno de los presidentes.

Fuentes diplomáticas sostienen que debido a la crisis de Ucrania y a la tensión con Moscú las autoridades de Varsovia no quieren recibir al mandatario ruso en su territorio.

A pesar del carácter del acto y de las invitaciones giradas, parte de los políticos oficialistas y de la oposición reconocieron que no conocían detalles de la actividad venidera.

Entretanto, el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, se entrevistó en Washington este martes con el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, con el que debatió sobre las relaciones bilaterales.

Joe Biden y Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
El viaje de Sobotka respondió a la celebración de actividades con motivo del 25 aniversario de la Revolución de Terciopelo del 17 de noviembre de 1989. Entre ellas destaca la develación, este miércoles, de un busto del ex presidente Václav Havel en el Capitolio. Se trata de un honor que han recibido tan sólo cuatro ex mandatarios extranjeros.

Y en el caso de Havel es un reconocimiento a su lucha por la defensa de los Derechos Humanos. Tema que parece podría verse afectado en caso de que realmente se dé un giro en la política exterior checa, tal y como indican algunos políticos y Organizaciones No Gubernamentales.