Los checos pasaron por alto las elecciones senatoriales

Foto: ČTK

Las elecciones senatoriales en la República Checa, que culminaron el sábado pasado, demostraron el desinterés de los electores por las labores y la composición de la Cámara Alta. La participación de los electores ha sido la menor en la historia del país. Los comicios trajeron a la vez varios récords.

Foto: ČTK
Los checos tuvieron la posibilidad de cambiar la composición de una tercera parte del Senado, pero la desaprovecharon. Las dos rondas de las elecciones senatoriales se efectuaron los últimos dos viernes y sábados, pero la participación ha sido la más baja de la historia. A las urnas acudió sólo el 15,4% de los electores. En algunos distritos este porcentaje fue del 3%, y a una circunscripción electoral de Benešov no acudió ni uno sólo elector.

La pasividad del electorado se debe en especial al desinterés por el Senado como institución, según destacó el politólogo Miloš Brunclík, del Instituto de Estudios Políticos.

”Considero que en los 20 aňos de la existencia del Senado no se logró convencer a los ciudadanos sobre la importancia de la Cámara Alta en el sistema parlamentario. La mayoría de los electores considera por ello los comicios senatoriales como algo innecesario, de segundo plano, pues para ellos es prioritaria la Cámara de Diputados”.

Miloš Brunclík, foto: presentación oficial de CEVROInstitut
Una sorpresa de las elecciones fue el éxito del democristiano Partido Popular, que obtuvo el mayor número de nuevos mandatos, con lo que en la Cámara Alta tendrá tres miembros más que hasta ahora. La agrupación ganó en nueve de los 27 distritos.

Mientras tanto, al movimiento ANO, que hasta el presente fue ganando puntos entre los ciudadanos, ganó las elecciones regionales y aspira a obtener la victoria en las elecciones a la Cámara Baja el próximo aňo, le tocaron sólo tres nuevos escaños en el Senado.

La Socialdemocracia del primer ministro, Bohuslav Sobotka, sufrió un duro golpe al perder diez escaños, independientemente de que seguirá siendo el partido más fuerte dentro del Senado, recalca la politóloga Vladimíra Dvořáková, profesora de la Escuela Superior de Economía, de Praga.

Vladimíra Dvořáková, foto: ČT24
”Efectivamente, para la Socialdemocracia es una gran derrota. El partido deberá buscar y especificar las causas de esta pérdida, pero creo que una de las mayores es que dentro de la agrupación existen varias alas, al menos dos, que se enfrentan con frecuencia, aunque acordaron la paz. Entre los electores que suelen entregar su voto a este partido, tal situación puede provocar desconfianza. Y algunos reaccionan con no participar en los comicios para demostrar que no se identifican con alguna de esas alas”.

Una pérdida la experimentó igualmente el opositor Partido Cívico Democrático que perdió seis escaños, así como los comunistas que seguirán teniendo solo a un senador.

Los electores dieron a entender además que desean una mayor participación del sexo femenino en la política. Entre los 81 miembros de la Cámara Alta habrá 16 mujeres, el mayor número en la historia. Esto se debe al éxito de seis candidatas en los recientes comicios, entre ellas cuatro nominadas por el democristiano Partido Popular. Hasta el presente el máximo eran 15 mujeres en el Senado checo.