Los checos abandonan el transporte público por la pandemia

/c/pixabay/doprava/koronavirus_navigace.jpg

Debido a la pandemia los checos optan con más frecuencia por viajar en coche. Las compañías de transporte público en Chequia registran pérdidas de millones de euros y piden ayuda al Gobierno.

Foto: Lenka Žižková

La pandemia del coronavirus ha puesto en una posición complicada a las compañías de transporte público. Mientras que antes de la pandemia registraban un crecimiento continuo en el número de pasajeros, en los últimos meses la caída ha sido dramática.

En varias ciudades checas estas se enfrentan a grandes pérdidas. En total llegan a millones de euros. En Opava, por ejemplo, en el norte de Moravia, las pérdidas superan los 400 000 euros.

El director de la compañía de transporte local, Pavel Gebauer, explica que es difícil revertir los hábitos de las personas después de tanto tiempo.

“Cuando uno se acostumbra a desplazarse en coche, ya ni se acuerda de que en febrero utilizaba el transporte público. Ahora simplemente usa el carro”.

Foto: Michaela Danelová, Archivo de ČRo

Algunos ayuntamientos han decidido compensar las pérdidas, en otras ciudades son las mismas empresas las que se ven obligadas a adoptar medidas para aliviar la situación. Estas incluyen reducciones del número de conexiones, recortes de presupuestos, créditos o el encarecimiento de las tarifas de viaje.

En Brno, la segunda ciudad más grande de Chequia, la solución es aplazar las inversiones planeadas, según confirmó el director de la compañía de transporte de la capital morava, Miloš Havránek.

“Es probable que limitemos algunas inversiones y adquisiciones. Nuestra prioridad es finalizar la compra de nuevos tranvías, como lo habíamos planeado. Se verán afectadas las compras de otros vehículos, como los autobuses, por ejemplo”.

De esta manera, la empresa planea ahorrar casi 4 millones de euros. De acuerdo con la alcaldesa mayor de Brno, Markéta Vaňková, el tema del encarecimiento de tarifas por el momento no se ha debatido.

Foto: ČTK / Michal Kamaryt

Las mayores pérdidas se esperan en Praga, las estimaciones de la compañía de transporte de la capital rondan unos 42 millones de euros. Para compensar los daños, la ciudad está considerando incrementar el precio de los viajes sencillos en unos 30 céntimos de euro.

Han surgido asimismo propuestas de encarecer el bono anual en la capital, no obstante, los partidos políticos no han llegado a un acuerdo.

Cada ciudad se enfrenta a una situación un poco diferente, por lo que la Asociación de Transportistas ha decidido pedir ayuda al Gobierno. De acuerdo con el vicepresidente de la asociación, Miloš Havránek, sería correcto que el Gobierno interviniera.

“No nos parece muy justo, porque nuestras pérdidas surgieron de la misma manera que las de los peluqueros y otros. No pudimos transportar a las personas porque, simplemente, estas recibieron la orden de quedarse en casa”.

Foto: Michaela Danelová, ČRo

A pesar de las solicitudes, el Ministerio de Transporte comentó que los transportistas deben dirigirse a los que encargan los servicios, en este caso las ciudades. El portavoz del ministerio, František Jemelka, añadió que la cartera no prevé dar ninguna asistencia al sector.

El Gobierno estará bajo presión adicional, ya que también la Asociación de Ciudades y Pueblos pide una mayor ayuda. Las autoridades locales solicitan que el Gobierno compense las pérdidas de millones de euros que sufrieron por causa de las medidas restrictivas contra el coronavirus.

authors: Romana Marksová , Tomáš Kremr
audio