Los cascos de esquí ayudan a prevenir serios accidentes en las montañas

Casco de Janica Kostelic (Foto: CTK)

El esquí es muy popular en la República Checa. Con la llegada de la temporada de invierno, la mayoría de los checos viaja con frecuencia a centros de recreo invernal nacionales y del extranjero para practicar esquí o snowboard. En los últimos años se ha elevado el número de accidentes serios en las montañas y los especialistas insisten en la necesidad de que los ciudadanos utilicen cascos de protección, que hasta el presente no son obligatorios en la República Checa.

Durante el invierno de 2008, en el país hubo cuatro muertos y 6 mil 400 ciudadanos sufrieron heridas al practicar deportes invernales. La mayoría de los heridos sufrieron fracturas de brazos, pies y rodillas, pero hubo también muchas lesiones en la cabeza. Jiří Brožek, jefe del Servicio Nacional de Rescate de Montaña, afirma que muchos accidentes se deben al comportamiento indisciplinado de los visitantes de las montañas. Al mismo tiempo, según Brožek, cada vez son más las personas que utilizan cascos de esquí y de snowboard.

”Yo diría que el casco lo utiliza actualmente el 80 por ciento de los jóvenes aproximadamente. En cuanto a los adultos, el porcentaje de los que utilizan casco para proteger su cabeza ante eventuales lesiones oscila entre el 40 y el 50 por ciento”, dijo Brožek.

A partir del primero de enero de 2009 entraron en vigor en la República Checa nuevas normas de seguridad a ser aplicadas en los centros de recreo invernal. Según Tomáš Koníček, del Ministerio del Interior, cada ciudadano debería familiarizarse con esas instrucciones antes de comenzar a esquiar.

“Las normas de seguridad suelen estar ubicadas en un lugar frecuentado por los visitantes de las montañas. Los ciudadanos las encontrarán por ejemplo, en una pizarra junto al telesquí, o en los boletos para el telesquí. Las instrucciones han sido elaboradas por la Federación Internacional de Esquí”, comentó Koníček.

Las reglas instan a los ciudadanos a ser cautelosos y a respetar a los demás esquiadores. Se recomienda usar cascos de esquí y de snowboard. Según hemos comprobado en un sondeo de opinión, muchos ciudadanos reconocen la importancia de los cascos, pero hay personas que los consideran innecesarios, como por ejemplo, Libor, de unos 40 años de edad.

“Cuando practico el esquí no utilizo ni casco ni otro equipo de protección. Confío en mis capacidades y experiencia del esquí y no tengo miedo de la gran velocidad que alcanzo al deslizarme por la montaña. Nunca me ha pasado nada grave”, dijo Libor.

Otra aficionada al esquí, Jana, también cree que el no usar el casco de protección conlleva un peligro mínimo.

Casco de Janica Kostelic (Foto: CTK)
“Llevo esquiando años y considero que el peligro de sufrir una grave lesión al practicar este deporte es mínimo. Si lo tomáramos todo tan en serio, no podríamos viajar ni en un automóvil o subirnos a un avión”, señaló Jana.

Klára, de 17 años de edad, afirma por su parte que las personas que no usan el casco de esquí son irresponsables y arriesgan su salud.

“Son personas presumidas que están convencidas de que lo saben todo. Pero uno nunca sabe lo que puede pasar en las montañas. De pronto puede aparecer otro esquiador que choca con usted y en un segundo se acaba todo”, recalcó Klára.

La mayoría de los encuestados señaló que consideraba importante usar el casco de protección al practicar los deportes de invierno. Tal fue también la opinión de Jiřina.

„Estoy convencida de que es correcto que los esquiadores usen un casco para protegerse ante una eventual lesión de la cabeza. A veces se menosprecia ese peligro. Pero es cierto que el mayor uso de los cascos llevó a la disminución del número de lesiones graves”, dijo Jiřina.

Los nuevos tipos de esquís permiten a los esquiadores deslizarse de la montaña a gran velocidad. Con ello, en caso de un eventual accidente, peligra la propia vida del esquiador. Los especialistas afirman que el casco de esquí reduce considerablemente ese peligro.

palabra clave:
audio