Los académicos abogan por prohibir la controvertida exposición de cuerpos humanos disecados

Foto: CTK

La exposición "Bodies", que muestra a los visitantes unas decenas de cuerpos humanos disecados, fue inaugurada el sábado pasado en Praga. Tras el enorme interés despertado entre los visitantes, los representantes de los círculos académicos y políticos acusaron a los organizadores de la privación de los principios de la humanidad y abogan por cerrar la exposición.

Roy Glover (Foto: CTK)
Un cadáver formado tal como si hubiera jugado al basketball, otro sentado en un banco en una posición como la figura "El Pensador" del escultor francés Augusto Rodin, todos con los músculos descubiertos y sistemas vasculares y de nervios conservados por una nueva tecnología que evita su descomposición. Esto es lo que ofrece la exposición "Bodies" a sus visitantes, entre los cuales despertó inmediatamente mucha atención e interés. Según explican los representantes de la empresa Interconcert, que organiza la exposición, los cuerpos son reales y provienen de China. Muchos visitantes se mostraron muy sorprendidos.

"La exposición es muy interesante, opino que esta será la única oportunidad de ver algo así. Recomendaré sin duda la exposición a mis amigos. Sin embargo, un momento después de entrar a la exposición me sentí un poco angustiada, pero bueno".

"Me quedé perpleja, la exposición estaba muy bien preparada y también me llamaron mucha atención las condiciones de temperatura en las vitrinas y la forma de conservación", así comentaron algunos visitantes sus impresiones de la exposición.

No obstante, los organizadores se enfrentan desde la inauguración a muchas críticas. Los representantes de La Asociación Anatómica Checa destacaron que se trata de una falta de respecto hacia el cuerpo humano. Tomás Halík, sacerdote y profesor universitario, tildó la exposición de barbarie y criticó a los estudiantes de la Facultad de Medicina de Praga que participan en la exposición respondiendo a los visitantes algunas preguntas acerca de anatomía. Según Boris Stastný, diputado del gubernamental Partido Cívico-Democrático, los organizadores no han justificado claramente el origen de los cuerpos, ni tampoco si las personas antes de su muerte habían dado su permiso para que se mostrarán sus cuerpos posteriormente. Además el diputado indica que aparecieron sospechas de que los cadáveres son los de los presos políticos chinos.

Sin embargo, los organizadores rechazan estas acusaciones e insisten en que las personas estaban de acuerdo con el uso de sus cuerpos tras su muerte.

El diputado Stastný explica que si los organizadores no deciden cerrar voluntariamente la exhibición consultará con los juristas si se trata de una privación de las leyes y emprenderá acciones legales para lograr la prohibición de la exposición.