¿Les gusta a los checos el otoño?

Checa naturaleza otoñal

Cuando se dice "otoño", a cada uno se le ocurre una cosa diferente. Hay gente que tiene esta estación del año relacionada con los colores vivos de la hojarasca y una atmósfera tranquila y optimista que abre la puerta al Adviento y la Navidad. Pero hay quienes que se sienten tristes y sumidos en la nostalgia y la depresión. ¿Les gusta a los checos el otoño?

A Jitka le encanta en el otoño el color amarillo de las hojas.

"Me fascinan los colores variopintos de la naturaleza otoñal, me encantan los campos labrados y me tranquilizan los paseos cuando los zapatos se hunden en la hojarasca. Me gusta recoger frutas y levantar cometas".

¿Qué hace con mayor gusto en el otoño?

"Recojo castañas. Se dice que las castañas absorben la energía negativa y por ello rodeo con ellas mi cama. Y luego recojo setas y, como mis padres tienen un jardín, rastrillo la hojarasca y preparo el huerto para el invierno".

Jitka lamenta que, por la sequía, este año no crezcan tantos hongos. Cuando los trae en la cesta a casa, ¿qué hace con ellos?

"Los limpiamos. Las setas más duras, las secamos o ponemos en vinagre. En invierno son un complemento agradable en las comidas. Y las demás las consumimos inmediatamente, las añadimos en la sopa o preparamos un revuelo".

¿Qué no le gusta del otoño?

"No me gusta el cambio del tiempo porque me tarda acostumbrarme al nuevo horario. No me gusta que atardece más temprano y yo tengo sueño. A veces también me siento cansada. Y cuando estoy cansada y pese a ello tengo que ir al trabajo, se apodera de mí la nostalgia. Sentada en mi computadora, me imagino que estoy en cama, bebo té o vino y leo un libro interesante. Y procuro terminar mis deberes lo más pronto posible para poder regresar a casa".


Josef dice que, en general, le gusta el otoño, pero depende del tiempo.

"Cuando hace sol y todo está colorado, las hojas cambian los colores desde el verde y el amarillo hasta el rojo, está bien. Incluso las nieblas otoñales pueden ser bonitas cuando uno está en la tranquilidad y el calor de su hogar. Pero no me gustan el lodo y la humedad y también el viento penetrante".

Para Josef, el otoño es una estación del año tranquila y nostálgica, el tiempo para reposar y reflexionar. El otoño está para él relacionado con las labores en su jardín.

"Hay que preparar el huerto para las heladas, podar arbustos y árboles e instalar la pajarera para que los pájaros tengan granos suficientes. También empiezo a pensar qué regalos dar a mis seres queridos para que encuentren debajo del árbol navideño una verdadera sorpresa que les complazca y contribuya a la atmósfera irrepetible de las fiestas más bonitas del año".

Josef apunta que el otoño no despierta en él depresión, pero si hace un tiempo húmedo y lodoso, también de él se apodera la nostalgia.

"En este caso trato de moverme, practicar deportes y, sobre todo, ver las cosas de manera positiva, me esfuerzo por levantarme pensando que el día que empieza puede ser mejor que el día anterior. Quizás las venideras fiestas navideñas son el estímulo que incentiva al hombre a estar más activo, a terminar lo que todavía no ha hecho para poder iniciar un año nuevo con la conciencia tranquila".

Y a ustedes, estimados amigos, ¿les gusta el otoño?