Las tapas checas

Tatar - tatarský biftek (Foto: Martin Němec)
0:00
/
0:00

Recientemente celebramos en Chequia el primer Día de la Cerveza. Y para acordarnos bien de esta fiesta al día siguiente, hubo que acompañarla de muchas tapas y canapés típicos que serán el tema del actual minicurso de checo.

Foto: Kristýna Maková
¡Qué peligro! Ya vamos por la tercera cerveza -už máme třetí pivo- y tenemos los estómagos vacíos -máme prázdné žaludky-. Habrá que comer algo o mañana vamos a tener una resaca…. -budeme mít kocovinu-.

Pues, mira el menú -koukni se do jídelního lístku-. En este restaurante sirven muchas tapas -chuťovky-.

Ya veo. Pero algunas son un poco…., digamos, mórbidas, ¿no? Explícame ¿qué es el plato del hombre ahogado -utopenec-.

Foto: Archivo de Radio Praga
Utopenec es un plato de salchicha encurtida en un escabeche condimentado -buřt naložený v kořeněném nálevu-. Su sabor es agrio -má kyselou chuť- y cuánto más tiempo lleva macerado, mejor sabe. De hecho, es mi plato favorito -je to moje oblíbené jídlo-.

Ya veo que te gusta comer sano. ¿Qué más me recomiendas -co mi doporučuješ-?

Es que la comida pesada -těžké jídlo- es con la que mejor sabe la cerveza. Con una ensalada no sería lo mismo. Pero bueno, te recomiendo que pruebes, por ejemplo, los quesitos de Olomouc -olomoucké tvarůžky-, que también se denominan -syrečky-. Son de un sabor muy intenso y contienen solo un 1% de grasa -tuk-. Esta comida se hace de queso fresco y sal que se ha dejado secar durante un buen tiempo. Esta delicia fue incluida en la lista de productos con Indicación Geográfica Protegida de la Unión Europea. Esto surgió como el resultado de una disputa con Alemania y Austria, que argumentaron con sus derechos históricos para poder producir estos quesitos también. Es el único queso original checo y se comía ya en el siglo XV.

Foto: Alina Zienowicz, Wikimedia CC BY-SA 3.0
Pues, uno diría que los del siglo XV se siguen vendiendo hasta ahora. Es que tienen un olor…. Cuando los probé, llegué a casa y mi novia casi me manda dormir al salón.

Bueno, veo que contigo no será fácil elegir algo. Esto es muy pesado, lo otro huele mal… Puedes probar zelňáky, que son unas tortitas de col. Además de col fermentada -kysané zelí- se añade harina -mouka-, huevos -vejce-, sal -sůl-, pimienta -pepř- y esta mezcla luego se fríe -smaží se-.

Veo que es casi lo mismo que los -bramboráky- pero en lugar de col llevan patatas ralladas -nastrouhané brambory-, un poco de leche -trochu mléka- y se sazonan con mejorana -majoránka-.

Foto: Martin Němec
Exactamente. Pero ¡qué bien! Aquí ofrecen también bistec tártaro -tatarský biftek- que también se suele llamar simplemente -tatarák. A mí me encanta -mám ho moc ráda-.

¿Llevará la salsa tártara -tatarská omáčka- que tanto comeís por aquí o ¿por qué se llama así?

Qué va. Es un plato de carne picada cruda -syrové mleté maso- y siempre debería estar preparada de solomillo de ternera -hovězí svíčková-. Este plato existe en varios países, pero en Chequia se sirve con huevo crudo -syrové vejce-, mostaza, cebolla y con ….

Foto: Archivo de Radio Praga
Con los medicamentos contra la salmonelosis, la tenia o al menos contra la diarrea, ¿no?

Qué gracioso. Pero tienes razón, siempre depende de cómo se almacena y elabora la carne. A veces puede ser un poco arriesgado. Pero los hosteleros checos suelen tener mucho cuidado, además de que suelen recibir muchas inspecciones de higiene. Pero yo te iba decir que este plato se acompaña de tostadas -topinky-, es decir, con rodajas de pan frito untadas con ajo. B: A mí me gustan estas -topinky- con la salsa del diablo -ďábelská směs-, que habitualmente lleva ajo -česnek-, cebolla, pimientos -papriky-, tomates -rajčata- y guindillas -feferonky-.

Foto: CzechTourism
Muy rico es también el pan untado con manteca -sádlo- y chicharrones -škvarky-. Y ni te hablo de longaniza -jitrnice-, morcilla -jelito- o -tlačenka- que es un embutido de cerdo con gelatina que se sirve con vinagre, cebolla y pan. Es para chuparse los dedos.

Me he fijado que en Chequia también es muy típico merendar los llamados -obložené chlebíčky- que son unos panecillos que generalmente llevan ensaladilla de patatas -bramborový salát-, jamón -šunka-, huevo, y pepinillo -kyselá okurka-. Y claro, muy a menudo se les echa también pepino normal que parece que parece que es omnipresente en los platos checos.

No exageres -nepřeháněj-, esto te parece porque forma parte de las guarniciones de verduras que acompañan muchos platos pero no es que formen su base.

Foto: Archivo de Radio Praga
Sin embargo, también muy típica es una buena salchicha asada -grilovaná klobása- con mostaza y rábano -křen-. Pero esta bomba calórica hay que acompañarla de una buena cantidad de cerveza, ya que muchas suelen ser muy grasientas -mastné-.

Ay, veo que grasiento es también su precio -cena-, como en checo coloquial solemos denominar algo que cuesta mucho dinero. Vámonos a otro sitio.

Hasta aquí nuestro sabroso curso de checo. Esperamos que este vocabulario les sea útil durante su visita a Chequia. Hasta la próxima.