Las garrapatas vienen más peligrosas este año

Foto: H. Krisp, Creative Commons 3.0

Los casos de encefalitis provocada por picadura de garrapata se han duplicado en la primera mitad de 2011 con respecto al mismo periodo del año pasado. Para la peligrosa inflamación del cerebro que pueden llegar a causar estos parásitos no existe una cura.

Foto: H. Krisp, Creative Commons 3.0
Las garrapatas atacan con más fuerza este año. Hasta finales de junio, 182 personas en la República Checa han sufrido las consecuencias de su picadura. La encefalitis, la inflamación del cerebro o de su membrana que a veces transmiten estos insectos, puede llegar a producir parálisis.

Los lugares más peligrosos tradicionalmente en la República Checa son los bosques del sur y suroeste de Bohemia. Por ejemplo en la región de Pilsen este año se han triplicado los casos de infectados. También en la región de Vysočina se están dando las peores cifras de este verano.

Bohumír Kříž, del centro de epidemiología y microbiología del Instituto Estatal de Salud, advierte que las garrapatas han llegado incluso a zonas montañosas, extendiéndose por toda la geografía checa.

“Las infecciones de encefalitis por picadura de garrapata han vuelto incluso al norte de Bohemia, a regiones fronterizas donde antes no se daban en absoluto las condiciones necesarias para la vida del parásito”.

Foto: Richard Bartz, Creative Commons 2.5
Para la encefalitis no existe un tratamiento que cure la enfermedad. Los medicamentos que se emplean tan solo pueden aliviar en parte los síntomas. Sin embargo es algo ya suficiente como para salvar la vida de enfermos en algunos casos, como el de un joven de la zona de las montañas Beskydes que se encontró hace unos meses una garrapata en la pierna. El enfermo, recuperándose en un hospital de Ostrava, cuenta por lo que ha pasado.

“Era un dolor horrible de cabeza permanente. Si caminaba un poco, vomitaba. Eso se pasó en 5 ó 7 días, y después empezó de nuevo”.

Las consecuencias de la encefalitis son más graves por lo general en personas mayores que en jóvenes. También se corre un mayor peligro si la persona infectada está debilitada por otra enfermedad, por ejemplo.

La hierba alta en zonas boscosas y en la orilla de los ríos son los lugares más frecuentes desde donde pueden atacar estos parásitos milimétricos.

Este año su número se ha multiplicado preocupantemente por culpa de un invierno de temperaturas más moderadas y una primavera calurosa. Las regiones más seguras para caminar por el bosque son las de Karlovy Vary, Zlín y Hradec Králové.

En los centros de salud checos es posible vacunarse contra la enfermedad. La mejor época para comenzar el tratamiento, que consta de tres dosis, es en invierno.