Las garrapatas son responsables por la transmisión de algunas enfermedades mentales

kliste1.jpg

Según un reciente estudio de científicos checos, algunos trastornos síquicos pueden ser causados por la bacteria que provoca la borreliosis de Lyme, enfermedad que es transmitida por las garrapatas. De dicho estudio se desprende que a algunos pacientes de los hospitales siquiátricos les ayudarían mucho más los antibióticos que los sicofármacos

La borreliosis de Lyme es la infección más frecuentemente transmitida por las garrapatas europeas. La bacteria Borrelia burgdorferi, causante de la borreliosis, afecta, además de la piel, el corazón y el aparato motor, también al sistema nervioso central.

Las personas cuyo cerebro se ha visto afectado por las borrelias, transmitidas por garrapatas, padecen, entre otros, trastornos de la memoria, falta de concentración y desorientación. Los pacientes expresan a menudo que tienen la sensación de tener el cerebro nublado. Los síntomas pueden llegar a alcanzar la intensidad de una demencia.

En cierto número de pacientes que padecen una fase avanzada de la borreliosis, después de un tratamiento con antibióticos mejoran la memoria, la concentración y las funciones síquicas y motores.

Los especialistas del Centro Siquiátrico Praga y de la Facultad de Medicina de la Universidad Carolina publicaron su novedoso estudio sobre la bacteria de la borreliosis como causante de trastornos mentales, en la prestigiosa revista científica American Journal of Psychiatry. Sin embargo, las investigaciones prosiguen, ya que la relación entre la bacteria de la borreliosis y las enfermedades mentales no está del todo clara.

Es posible que los pacientes más propensos a contraer enfermedades síquicas sean más sensibles a la infección con bacterias que provocan la borreliosis.

Y la infección con borrelias podría, al parecer, provocar directamente síntomas siquiátricos. Sería la consecuencia de un insuficiente suministro de la sangre a determinadas partes del cerebro, provocado por los daños causados por las bacterias al tejido infectado y a los vasos sanguíneos.

El estudio realizado por científicos checos estima que un 10 por ciento de los pacientes siquiátricos hospitalizados padece trastornos síquicos provocados por la infección con borrelias. Si otros estudios confirman las conclusiones de los científicos checos, ello influirá tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de los trastornos mentales. A los pacientes les ayudaría en este caso mucho más el tratamiento con antibióticos que con sicofármacos.

Existe una considerable semejanza entre la bacteria que causa la borreliosis y la que provoca la sífilis. La primera se denomina Borrelia burgdorferi, y la segunda, Treponema pallidum. Ambas bacterias afectan a varios órganos y sistemas del cuerpo humano- el corazón, el cerebro, la piel, las articulaciones y los huesos.

Treponema pallidum, causante de la sífilis, provoca cambios degenerativos en el cerebro que desembocan en la demencia. Es una prueba de que su cercana pariente, la bacteria causante de la borreliosis, también puede provocar patologías mentales.