Las elecciones volverían a terminar con un empate a cien

Председатель ГДП Мирек Тополанек

El gubernamental Partido Cívico Democrático sostiene que si no logra imponer las reformas de las finanzas públicas, intentará convocar elecciones anticipadas. Los sondeos señalan que los nuevos comicios volverían a terminar con un empate entre la derecha y la izquierda.

Primer ministro checo, Mirek Topolánek
El futuro de las reformas gubernamentales es inseguro, ya que la coalición no dispone de la mayoría necesaria para imponer el proyecto en la Cámara de Diputados, donde tanto la derecha como la izquierda disponen de cien votos.

El Gobierno está deliberando con la oposición estos días sobre el apoyo al proyecto de reformas y espera poder fiarse de dos tránsfugas socialdemócratas, que hasta la fecha no se han expresado si respaldarán el proyecto o no.

El primer ministro, Mirek Topolánek, afirmó que en caso de que el Parlamento no dé su visto bueno a las reformas, la coalición gubernamental se esforzará por convocar elecciones anticipadas.

"En caso de que no logremos aprobar las reformas, difícilmente podríamos crear un presupuesto con un déficit menor que este año y nuestro acuerdo de coalición lo dice claramente: Si no lo conseguimos, vamos a impulsar la votación sobre la moción de confianza, esforzándonos por convocar las elecciones anticipadas".

Todo parece indicar, sin embargo, que los nuevos comicios volverían a terminar con un empate entre la derecha y la izquierda. Según sondeos de opinión pública, realizados recientemente por tres agencias independientes, el Partido Cívico Democrático cuenta con una preferencia de voto de un 29 por ciento y ganaría, si las elecciones se realizarían hoy día, con una ventaja de tan un solo punto ante la Socialdemocracia. Los actuales integrantes de la coalición gubernamental; el Partido de los Verdes y el democristiano Partido Popular, alcanzarían el nueve y el siete por ciento, respectivamente, mientras que los comunistas conseguirían 12 puntos.

Al convertir el porcentaje en escaños parlamentarios resulta que tanto la derecha como la izquierda volverían a contar con cien diputados, al igual que en los últimos comicios efectuados el pasado junio.