La República podría convertirse en un "paraíso" para los pacientes de los países comunitarios

zubar.jpg

La República Checa se integrará a la Unión Europea el Primero de mayo de 2004 y a partir de ese momento entrarán en vigor todas las normativas y leyes comunitarias. La atención médica actual se volverá muy atractiva para los demás ciudadanos comunitarios ya que de hecho será gratis para ellos.

Los vecinos de Alemania y Austria ya han empezado a utilizar las ventajas de los servicios de sanidad que ofrece la República Checa.

Resulta que muchas cosas que las cajas de seguro no cubren en esos países, sí lo hacen en la República Checa. El ejemplo más corriente es que a diferencia de Alemania y Austria en la República Checa no se pagan gastos por hospitalización ni por receta.

La odontología es uno de los grandes blancos de los ciudadanos de los países vecinos que visitan la República Checa para hacerse reparaciones dentales.

Si bien, las cajas de seguro han puesto el grito al cielo temiendo verdaderas olas de pacientes de los países vecinos, los dentistas y otros especialistas privados ven con muy buenos ojos lo que ocurre, porque no se pueden quejar por falta de clientes.

Independientemente de lo que derive del ingreso de la República Checa en la Unión Europea ya existen acuerdos bilaterales entre Praga y Berlín o Praga y Viena que facilitan la afluencia de pacientes.

En los primeros tres meses del acuerdo checo-alemán, que reconoce la cancelación de algunos servicios médicos en ambos países, por medio de cajas de seguro, más de 600 alemanes utilizaron servicios médicos en la República Checa.

Las razones son simples para los pacientes alemanes o austríacos los precios en la República Checa llegan a ser hasta ocho veces inferiores.

Interesante es el caso del dentista Václav Bruna que trasladó su clínica de Austria a una pequeña localidad fronteriza checa. Además de crear puestos de trabajo para dentistas checos, atiende a pacientes de Austria, Alemania y por supuesto de la República Checa.

El doctor Bruna no puede quejarse ya que su consultorio florece, tres dentistas trabajan para él de lunes a viernes atendiendo de 25 a 30 pacientes. La receta de Bruna es que cobra la mitad del precio que se paga en Alemania o en Austria.

A partir de mayo del año entrante los pacientes checos podrán recurrir también a los servicios de médicos y especialistas en cualquier país de la Unión Europea.

No tendrán que esperar mucho tiempo en caso de una operación, sin embargo, los precios serán más elevados que en la República Checa, pero todo parece indicar que con el tiempo las cajas de seguro checas brindarán a sus clientes mayores facilidades para que sean atendidos en el extranjero.

Autor: Federico Picado
audio