La República Checa y sus negociaciones con la Unión Europea

r_2100x1400_radio_praha.png

Praga renunció a una serie de solicitudes de ventajas que quería tener tras su ingreso a la Unión Europea, cuestión que ha confirmado el primer ministro, Milos Zeman. Pero la República Checa tendrá que hacer todavía otras concesiones como resultado de las presiones que ejercen sobre la diplomacia checa las exhortaciones de la Unión Europea y la competición de los países candidatos.

La República Checa modifica su estrategia en las negociaciones con la Unión Europea. Antes de iniciar sus conversaciones en Bruselas, el primer ministro checo, Milos Zeman, confirmó que la República Checa había decidido retirar varias solicitudes de períodos transitorios, que hasta el momento había considerado condición indispensable para la armonización de la legislación checa con la vigente en la Unión Europea.

El negociador de la República Checa con la Unión Europea, Pavel Telièka, declaró a la Televisión Checa que posiblemente ésta no fuera la última solicitud de renuncia de períodos transitorios que hiciera este país.

"La fase decisiva en la que todavía será posible renunciar a una serie de posiciones está por llegar aún. Esto significa que nosotros tenemos ciertos intereses en juego y que por ello necesitamos 'ahorrar' los períodos transitorios", declaró Pavel Telicka.

La eliminación de los períodos transitorios significaría, entre otras cosas, que al entrar en la Unión Chequia tendría los mismos impuestos por el servicio telefónico y los combustibles, así como también la total liberalización del mercado de energía eléctrica.

Hungría y Polonia, también países candidatos a la Unión Europea, ya habían optado por retirar una serie de solicitudes de períodos transitorios y ventajas, y tal como muestran las últimas informaciones, son capaces de ceder más aún con tal de entrar en la familia comunitaria. Y los checos van por el mismo camino.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio