La República Checa promete ayuda económica a Afganistán

Anders Fogh Rasmussen, Václav Klaus y Barack Obama. Foto: ČTK

La República Checa se comprometió a aportar ayuda económica a Afganistán en la recién concluida reunión cumbre de la OTAN en Chicago. Según informaciones de la Televisión Checa, Praga está dispuesta a enviar hasta un millón de dólares anuales.

Foto: ČTK
La reunión al máximo nivel de la Alianza Atlántica (OTAN), el mayor bloque militar del planeta, delineó en Chicago que se acerca el fin de la participación internacional directa en conflicto armado de Afganistán.

El anfitrión del encuentro, el presidente estadounidense, Barack Obama, logró un paso muy importante que fue evitar que los aliados anunciaran una salida masiva de Afganistán después de más de una década de participación en las misiones internacionales.

La única excepción fue Francia. El nuevo presidente, Francois Hollande, prometió que en caso de ganar las elecciones dejaría el campo de batalla afgano y así lo anunció.

Anders Fogh Rasmussen, Václav Klaus y Barack Obama. Foto: ČTK
De acuerdo con informaciones de la Televisión pública, el presidente checo, Václav Klaus, dijo en Chicago que Praga estaba dispuesta a donar hasta un millón de dólares anuales, pero dio a entender que debido a los recortes a nivel general la propia alianza debe introducir cambios.

“Como consecuencia de los recortes, es necesario que se efectúen cambios en los objetivos de la Alianza como tal”, subrayó Klaus.

Las Fuerzas Armadas y la Policía afgana necesitan para su funcionamiento 4.000 millones de dólares. El problema radica en que los países miembros de la OTAN se han visto obligados a aplicar medidas de austeridad como consecuencia de la crisis económica mundial.

Foto: ČTK
Esto no quiere decir que los aliados den la espalda a Kabul. Los máximos representantes de los países miembros de la OTAN se comprometieron a abandonar definitivamente Afganistán en 2014 de manera responsable, sin precipitaciones.

Las fuerzas armadas aliadas respaldarán las actividades de los soldados afganos que paulatinamente tomarán la iniciativa de los combates, al tiempo que la Alianza seguirá implicada en el fortalecimiento de las fuerzas de seguridad afganas y en la asistencia económica, se comprometieron los máximos representantes de los países reunidos en la OTAN.