La República Checa ayudará a Yugoslavia en su camino hacia Occidente

r_2100x1400_radio_praha.png

El presidente de Yugoslavia, Vojislav Kostunica, saludó el hecho de que la República Checa está dispuesta a ayudar a que su país se integre a las instituciones europeas y mundiales. El ministro de Relaciones Exteriores checo, Jan Kavan, viajó a Belgrado donde se entrevistó con el nuevo presidente yugoslavo.

La República Checa tiene una tarea muy importante y a la vez delicada: cooperar para mantener la estabilidad en los Balcanes después de la derrota del presidente Slobodan Milosevic.

Como país miembro de la OTAN y aspirante a la Unión Europea, la República Checa aparece ante los ojos de Occidente como el mejor mediador en Yugoslavia, puesto que Praga acusa, además, relaciones tradicionales con Belgrado.

El ministro de RR.EE. checo, Jan Kavan, dijo que Praga no se inmiscuirá en los asuntos internos de Yugoslavia. Aceptó, sin embargo, la propuesta del presidente Kostunica de que los diplomáticos checos expliquen en Montenegro la política de unidad territorial propuesta por Belgrado.

El ministro Kavan comparte la idea del presidente Kostunica de que es necesario mantener la unidad territorial yugoslava, que incluye Serbia, Montenegro y Kosovo. Mencionó también que muchas empresas checas están interesadas en participar en los programas para la reconstrucción de Yugoslavia.

Los analistas internacionales coinciden en que Praga desempeñará un papel muy importante en los Balcanes; que los checos ayudarán a "monitorear" el escenario político y darán pautas sobre las ayudas de Occidente al país, así como el acercamiento del mismo a diferentes organismos europeos y a la propia Organización de Naciones Unidas.

Autor: Federico Picado
audio