La Orden del Toisón de Oro en Moravia, un homenaje a los misioneros eslavos Cirilo y Metodio y un poco de cerveza

Foto: CTK

Exposiciones, encuentros culturales y otras actividades es posible visitar en la República Checa en estos días. Si llegan al palacio de Valtice, al sureste del país, en una exposición local podrán enterarse por ejemplo, quiénes son los portadores moravos de la Orden del Toisón de Oro. No se la pierdan.

Foto: CTK
El palacio de Valtice, en Moravia del Sur, ha sido sometido a un amplio retoque. El Instituto para el Patrimonio Nacional abrió hace poco cinco salones en la segunda planta del palacio, donde se efectuarán diversas exposiciones. Los trabajos de restauración tardaron unos 16 años. Durante el comunismo, el inmueble sirvió de penitenciaría, secadero de tabaco y de sede de una cooperativa agrícola. La primera muestra instalada en los reconstruidos salones refleja la historia nacional entre los siglos XVI y XX, a través de la presentación de los portadores locales de la Orden del Toisón de Oro.

Se trata de una exposición que incluye ejemplares auténticos de esa distinción, retratos de los caballeros moravos que han sido sus portadores, así como libros y otros objetos. Más información nos proporciona Michal Konečný, comisario de la muestra.

“Además de la colección de retratos de representantes de las familias aristócratas de Lichtenstein, Kolowrat, Schwarzenberg y otras, hay aquí dos ejemplares de la Orden del Toisón de Oro y una espada del gobernador moravo František Karel Libštejnský z Kolowrat, cuyo valor histórico se asemeja al de las joyas de coronación checas. Ésta le fue obsequiada en los años 70 del siglo XVII por el emperador austriaco Leopoldo I de Habsburgo”, dijo Konečný.

La Orden del Toisón de Oro fue creada en 1430 por el duque de Borgoña y conde de Flandes, Felipe III de Borgoña y se otorga a un número limitado de aristócratas. Sus portadores son, por ejemplo, el Rey de España, Juan Carlos I, la Reina de Gran Bretaña, Isabel II y el ex ministro checo de RR.EE., Karel Schwarzenberg.


El monumento a los misioneros Cirilo y Metodio, foto: CTK
A todo aquel que viaje a Moravia del Sur le recomendaríamos visitar la localidad de Mikulčice. En el siglo IX Mikulčice fue el centro administrativo del imperio de la Gran Moravia, la primera formación estatal en el actual territorio checo.

En el centro del antiguo asentamiento eslavo acaba de ser instalado un monumento a los misioneros Cirilo y Metodio, quienes difundieron la fe cristiana entre los eslavos y crearon un nuevo alfabeto eslavo, el glagólico. El monumento es de bronce, tiene cuatro metros de altura y su autor es el escultor búlgaro Emil Venkov.

En el museo municipal de Mikulčice es posible ver además un sinnúmero de hallazgos arqueológicos descubiertos en la zona. El que quiera puede visitar asimismo los lugares donde se llevan a cabo hasta hoy excavaciones arqueológicas.


En el norte de Moravia, mientras tanto, se inicia este sábado un festival de la cerveza marca Radegast, del consorcio Prazdroj de Pilsen.

Los participantes del evento la pasarán de maravilla. No sólo porque podrán disfrutar de una buena cerveza, sino porque el festival tendrá lugar en Pustevny, un bello rincón en medio de los montes de Beskydy.

En la mitología eslava, Radegast es el dios protector de las ciudades y, precisamente, desde un monte cercano a Pustevny, una enorme estatua del dios Radegast observa el ajetreo en las ciudades al pie de Beskydy.

Durante el festival se efectuará un maratón de Radegast, en el que los corredores deberán cargar entre cuatro un barril con cerveza. Los ganadores podrán tomarse luego ese barril. También habrá conciertos, ‘bungee running’, y una competición de corte de troncos.

El programa es posible encontrarlo en Internet en www.radegast.cz. No se lo pierdan.


Y para finalizar recordemos todavía que en Praga culminará este sábado el festival de cultura gitana Khamoro.