La Cabalgata de los Reyes se ha convertido en tradición entre los checos

r_2100x1400_radio_praha.png

Los tres Reyes Magos desfilaron este viernes por las calles de Praga, reviviendo por sexto ano consecutivo la antigua tradición de los autos sobre el nacimiento de Jesucristo. La Cabalgata de los Reyes, como se denomina la actividad, se desarrolló gracias a los esfuerzos de la Congregación espanola IDENTE y con auspicio de la Embajada espanola. Montados en camellos, los tres Reyes Magos iniciaron su desfile frente al Palacio Arzobispal en las inmediaciones del Castillo de Praga. Continuaron su cabalgata por la calle de Loreto, para finalizar en la plaza del mismo nombre, donde depositaron sus regalos frente a un Belén escenificado. Posteriormente se realizó la adoración del nino Jesús y fueron leídas las palabras del Primado de la Iglesia católica checa, cardenal Miroslav Vlk, que hizo un llamado a la paz y la convivencia entre hermanos. El padre Alberto Giralda, miembro de la Congregación espanola IDENTE dijo a Radio Praga que la Cabalgata de los Reyes se ha convertido ya en una tradición entre la población checa. Varios centenares de pequeños se acercaron emocionados a saludar a los tres Reyes Magos. Nuestros micrófonos no se podían quedar atrás y aprovechando que Melchor se encontraba en Praga le preguntamos sobre su travesía: En el pasado solían recorrer las calles de las ciudades y aldeas checas ninos disfrazados de Reyes Magos pidiendo aguinaldo y en los portales de las casas escribían las iniciales M+G+B -es decir, Melchor Gaspar y Baltazar- y junto a ellas la fecha. Las familias preparaban una tarta y en ella la madre escondía la figura de un rey mago. Mientras comían la tarta, quien encontraba la figura se convertía simbólicamente en Rey y el resto de la familia le colocaba una corona de papel.