La aplazada renovación de las Fuerzas Aéreas checas se cobra nuevas víctimas

r_2100x1400_radio_praha.png

En Bohemia Oriental se estrellaron ayer martes dos cazas MiG-21 y sus pilotos perecieron. Ambos aviones siniestrados formaban parte de la escuadra destacada en el marco de las Fuerzas Aéreas de la OTAN. Este año es ya el tercer desastre de aparatos militares de las Fuerzas Aéreas checas.

Los aviones se estrellaron cuando los pilotos regresaban a su base en la ciudad de Cáslav. El comandante de las Fuerzas Aéreas checas, Ladislav Klíma, descartó que los cazas hubiesen explotado en el aire antes de estrellarse en el suelo.

"Se trataba de dos pilotos muy experimentados que habían realizado unas 1300 horas de vuelo.En lo concerniente a los aparatos que pilototaban, eran los MiG-21, fabricados en 1975," explicó el comandante de las Fuerzas Aéreas checas.

Los aviones se estrellaron a unos 150 metros de casas particulares ubicadas cerca de la base y cuyos habitantes consideran un milagro que los restos de los aviones en llamas no alcanzaran sus viviendas y el cercano almacén de municiones. El comandante de las Fuerzas Aéreas prohibió inmediatamente los vuelos de todos los aviones militares, con excepción de los helicópteros del servicio de salvamento.

En los últimos cinco años se estrellaron en la República Checa 18 aviones militares.Es un número bastante alarmante. Además, al producirse el siniestro de un aparato militar corren peligro también las vidas de civiles. Hace dos años, por ejemplo,chocaron dos aeronaves militares sobre la mayor urbanización de la ciudad de Ceské Budejovice. Y sólo por un auténtico milagro no hubo víctimas que lamentar. Ayer martes perecieron dos pilotos más. Encontraron la muerte al pilotar dos cazas, fabricados en la ex Unión Soviética hace 25 años. La aplazada renovación de las Fuerzas Aéreas checas se cobra sus víctimas.