Kavan, la UE y los bloqueos de pasos fronterizos checo-austríacos

r_2100x1400_radio_praha.png

Según el ministro de Exteriores checo, Jan Kavan, la cumbre de la Unión Europea efectuada recientemente en Biarritz concluyó sin sorpresas y sin que se crearan nuevas barreras que dificultaran el acuerdo de reforma institucional de esa organización.

El ministro de Exteriores checo declaró a la prensa que la cumbre de la Unión Europea en Biarritz había satisfecho las expectativas de la diplomacia checa incluso en lo relacionado con la puesta en marcha de la central electronuclear de Temelín, sita en Bohemia del Sur. Kavan agregó que los países comunitarios se habían dado por enterados de la postura negativa de Austria con respecto a la puesta en marcha de Temelín, pero que el asunto había quedado allí.

Según lo previsto, el titular de Exteriores checo se entrevistará este miércoles en la sede de la Comisión Europea en Bruselas con el Comisario para la ampliación, Gunter Verheugen, para tratar el problema del bloqueo de los pasos fronterizos checo-austríacos por parte de los adversarios austríacos de Temelín, a pesar de que los activistas decidieron en la noche del domingo pasado interrumpir el bloqueo por una semana.

El ministro Kavan está convencido de que las consultas con la Comisión Europea en Bruselas serán beneficiosas puesto que -según su opinión- el temor de los austríacos ante Temelín sólo puede se disipado mediante el diálogo. Y hablando de diálogos, el jefe de la diplomacia de la República Checa opinó que era legítimo el rechazo del primer ministro checo, Milos Zeman, a conversar sobre Temelín con su homólogo austríaco, Wolfgang Schussel, mientras continuara el bloqueo de los pasos fronterizos checo-austríacos.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio