Katerina Hlavsová: primera estudiante checa de la aviación militar

Katerina Hlavsová, foto: CTK

El oficio de piloto militar es inadecuado y sumamente difícil para las mujeres, así las Fuerzas Aéreas checas siempre han explicado la ausencia del sexo femenino en este rango. Katerina Hlavsová es la primera mujer en romper dicha idea estereotipada al aprobar los duros exámenes de ingreso en la Academia Militar de Brno para dicha especialidad.

Katerina Hlavsová, foto: CTK
El curso de aviación de la Academia Militar, con sede en la metrópoli morava de Brno, fue abierto a las mujeres por primera vez el año pasado. Ninguna de las trece chicas que mostraron el interés, logró hacer los exámenes de ingreso.

Este año han sido seis las jóvenes en probar suerte, pero solamente una pasó. Se llama Katerina Hlavsová y tiene 19 años. Señala que desde pequeña soñaba con volar.

"Cuando tenía quince, un amigo mío me preguntó si quería volar en un planeador. Mis padres me lo permitieron y yo empecé a volar. Y cuando la Academia Militar de Brno abrió el curso de piloto para las mujeres, no vacilé ni un minuto".

Será la primera piloto militar en el Ejército checo. ¿Qué significa para Vd.?

"Quisiera animar a otras chicas para que intenten ingresar en el curso de la aviación militar porque somos muchas las que tenemos la capacidad de ejercerlo bien. Tenemos que demostrar que esta profesión no está reservada a los hombres sino que también las mujeres son capaces de hacer frente a la enorme carga física y psíquica relacionada con ella".

Katerina Hlavsová dice que en su futura carrera quisiera especializarse en aviones a reacción y pilotear aviones supersónicos. Su gran sueño es volar en cazas estadounidenses F-16 y F-18, así como en los aviones supersónicos de producción sueca, Gripen.