Katapult: “el rock para aprendices” celebra su 40 cumpleaños

Katapult 2006, foto: presentación oficial de la banda

Siete discos de oro y uno de platino, más de 7.000 conciertos y un repertorio repleto de éxitos. Estos datos dejan claro que Katapult es una de las bandas checas más destacadas. Aunque los críticos siempre reprochaban al grupo cierto primitivismo en su música, tildándola de “rock para aprendices”, uno de los pioneros de ese género en las tierras checas sigue gozando de una gran popularidad deleitando a sus fans durante 40 años.

Cada muchacho quiere tocar rock

Cada muchacho
Quiere tocar rock
Pues da el primer paso
Toma la guitarra
Y ponte a aprender

Katapult, foto: ČT

Así lo dice la letra de una de las canciones de Katapult. Los que empiezan a tocar son muchos, pero muy pocos llegan tan lejos como este grupo, que ha dado a lo largo de su carrera miles de conciertos y ha conseguido múltiples discos de oro y de platino por la venta de sus álbumes.

En 1980, el grupo lanzó uno de sus mayores éxitos titulado ‘Cuando’, una visión futurista de un mundo supercivilizado del año 2006, en el que escasean lugares para jugar para niños.

Esa visión pesimista no se cumplió del todo. Lo cierto es que la banda Katapult precisamente en 2006 editó un doble álbum con sus mayores éxitos, entre los que no faltó la mencionada pieza.

El abuelo del hard rock checo

Surgido a finales de los años 70 del siglo XX como un género musical derivado del rock and roll y el blues rock, el hard rock se abrió paso a nivel mundial gracias a las bandas como Led Zeppelin y Deep Purple, entre otras.

Katapult se convirtió en uno de los pioneros de ese estilo en las tierras checas. Desde su surgimiento, en 1975, el grupo ha lanzado varios éxitos inmortales del rock nacional. El trío, integrado por guitarra, bajo y batería, se convirtió en un ídolo por tocar una música melodiosa y digerible y letras claras y fáciles de comprender.

Katapult (1978-79) Foto: presentación oficial de la banda
El grupo debutó en 1977 con el disco titulado lacónicamente ‘Katapult’, que lo catapultó a la cima de la música popular checa.

El trabajo lo abre una de sus canciones más conocidas ‘El Autódromo de Medianoche’ (Půlnoční závodní dráha) que advierte del peligro de conducir bajo los efectos de alcohol.

Solo los más grandes saben componer éxitos de tres acordes

La sencillez de las canciones de Katapult fue aplaudida por los aficionados a la música checos, por un lado, y desdeñada y burlada por los críticos musicales.

El líder de la banda, Oldřich Říha, solía enviar un mensaje a los críticos citando a Paul McCartney. El bajista de los Beatles dijo una vez que “solo los más grandes saben componer éxitos basados en unos tres acordes”.

Katapult lanzó un sinnúmero de canciones pegadizas, que destacan por su simplicidad, como por ejemplo el megaéxito titulado ‘Sólo el tonto vacila’ (Hlupák váhá).

El tonto vacila
Para adelante se precipita el mundo
El tonto vacila
Está perdiendo la vida esperando
El tonto vacila
Pero la vida está corriendo
El tonto vacila…

La prohibición afectó a la banda en pleno auge

Katapult logró a fines de los años 70 un extraordinario éxito cubriendo el hueco de un rock rectilíneo y simple que escaseaba en la Checoslovaquia comunista.

Katapult 2006, foto: presentación oficial de la banda
Pero a pesar de lograr un gran éxito con su disco titulado ‘2006’, en 1980, que ofrecía una música sencilla e inofensiva desde el punto de vista político, la banda fue prohibida inesperadamente por los censores del régimen.

A pesar de haber firmado un contrato con el mayor sello discográfico, el grupo no pudo grabar discos y desapareció de los medios de comunicación.

Tan solo a mediados de los años 80, gracias a la perestroika y la glásnost de Mijaíl Gorbachov, el grupo checo pudo volver paulatinamente a los escenarios y estudios nacionales.

En 1986, la banda lanzó el disco ‘Rock de lujo’ (Rock de luxe), que incluye uno de sus temas más famosos ‘La Próxima Vez Será’ (Někdy příště)

Telonero de Deep Purple y Status Quo

A fines de los años 80, la banda poco a poco reconquistaba sus posiciones en la cima de la música popular checa después de que el régimen volviera a permitirle tocar en público.

Katapult realizó varias giras por el país y lanzó un disco en directo y un álbum de estudio titulado ‘¡¿…y el rock and roll qué?!' (…a co rock’n’roll’!!!).

Tras la Revolución de Terciopelo, a principios de los años 90, la banda dejó de tocar temporalmente, por las actividades empresariales de los integrantes de la banda. Pero después de una pausa de tres años, el grupo regresó a los escenarios a lo grande. Llenó las salas del país y abrió los conciertos de Deep Purple y Status Quo en Praga, entre otros.

¡Hola, me alegro de verte! ¿Qué tal?
Hoy difícilmente charlaremos,
El tiempo me pisa los talones
Hasta luego, voy corriendo, ¡que estés bien!
Los dos conocemos esas promesas, se dicen por decir algo

La próxima vez será
Se prometen y desaparecen en la muchedumbre
La próxima vez será
La próxima vez ya serán ajenos

Katapult sobrevive las muertes

Olda Říha, foto: Pavel Bouda, Radiodifusión Checa
Katapult sobrevivió hasta hoy día, a pesar de que de la formación original quedó tocando solo el líder Olda Říha.

Sus antiguos compañeros murieron. En enero de 2009 falleció el bajista Jiří “Dědek” Šindelář, y apenas dos meses más tarde también el batería Karel Jahn, que reemplazó en la banda a Anatoli Kohout, fallecido en 2007.

Pese a esos duros golpes del destino, Říha no se rindió, y respondió a las súplicas de los fans para que siguiera para adelante con la banda.

Říha empezó a tocar con dos músicos jóvenes para poder seguir ofreciendo en directo sus viejos éxitos.

www.katapult.cz