Jů y Hele, los muppets checos, cumplen 30 años

r_2100x1400_radio_praha.png

Mientras los niños de España y Latinoamérica merendaban en los años 80 con los personajes de Barrio Sésamo o Plaza Sésamo, sus coetáneos checos pasaban la mañana del domingo con Jů y Hele, los muñecos que presentaban el programa ‘Estudio Amigo’ (‘Studio Kamarád’). Ahora, estos peludos personajes celebran su 30 aniversario.

Los personajes televisivos de la infancia siempre formarán parte del imaginario de generaciones enteras, y por eso lo más seguro es que Jů y Hele nunca abandonen a los checos que hoy tienen entre treinta y cuarenta años. Jů, de color verde y Hele, marrón, nacieron en 1980, como parte del programa ‘Estudio Amigo’, destinado a amenizar las mañanas de domingo a toda Checoslovaquia.

Por su formato el programa fue toda una novedad en la televisión de la época, como nos cuenta uno de los creadores de Jů y Hele, Jiří Chalupa.

“No había nada claro porque hasta entonces la televisión emitía para los niños pero tan solo en ciertos segmentos, programas cortos. Y de repente contamos con un espacio de dos horas, y la gente que estábamos al cargo nos preguntamos cómo fundamentarlo. Nos pareció poco que lo presentara una persona, y se nos ocurrió hacerlo con muñecos, con unas criaturas imprecisas que no fueran ni osos ni personas, y peludas, porque los calvos atraen poco, la verdad”.

Jiří Chalupa, foto: www.ceskateleveize.cz
Así, los dos humanoides peludos, con su nombre escrito en la barriga, voces chillonas y la actitud juguetona de cualquier niño normal, se convirtieron en el eje vertebrador del programa. Los llamados ‘Jůheláci’ introducían cuentos de hadas, series de dibujos animados, entrevistas y otros espacios internos.

Desde el primer momento, Jů a Hele se ganaron el corazón de los más pequeños. Chalupa describe así las razones de su éxito.

“Salió así de bien no solo porque son fabulosos, sino porque la gente vio de repente algo nuevo, algo que les impactaba, que les sorprendía: mira, hablan, cómo es posible, abren la boca. Y estaban muy vivos, conectaban con los niños. Trajeron algo totalmente nuevo, no se trataba solo de mostrar algo a los niños, sino de decirles algo, de hablar con ellos. Son personajes de contacto, que esperan a la respuesta del niño”.

Por su aspecto, a nadie se le puede escapar que guardan parecido con los muppets o teleñecos creados por el estadounidense Jim Henson. En cierta manera se puede decir que se trata de la versión autóctona de los conocidos muñecos, de la misma manera que la kofola surgió como respuesta a la coca-cola. Y como en el caso del refresco, la versión checa surgió con características propias que la hacen única, como explica Chalupa.

Stanislav Holý
“Son como los muppets de Plaza Sésamo, pero nosotros entonces nunca los habíamos visto, no los conocíamos. Habíamos visto los trabajos de Miroslav Štepánek, algunas cosas que venían de Polonia y poco más. El ilustrador Stanislav Holý les dio una forma checa, un aspecto checo. Son totalmente originales y expresan su carácter a través de su aspecto. Fue todo trabajo de Holý”.

Jů es más sabiondo, pero Hele siempre acaba puntualizando con la información importante. Jů es más activo, Hele un poco más vago. Se trata de personajes que se complementan como cualquier pareja cómica o heroica de ficción y que, como característica más destacable predomina el interrogante. ¿Qué son exactamente?

“Ese es precisamente su punto fuerte. Ser identificable y clasificable es siempre algo negativo, todos saben cómo uno es, y no se trata de eso. Jů y Hele son totalmente indefinidos. Y también son neutras, hablan de sí mismos en tercera persona”.

Otra particularidad es el formato. Jů y Hele actúan siguiendo la técnica del teatro negro, es decir, sus movimientos son manejados por profesionales en ropa negra, que se confunden con el fondo y permanecen invisibles para el espectador. La razón fue más bien de índole práctico, como señala Chalupa.

La idea nuestra es que fueran grandes. Y como en forma de títeres no podía ser, se nos ocurrió hacerlo en forma de teatro negro. Y mucho tiempo después la gente todavía me pregunta que cómo es posible, todavía se piensan que el actor está dentro del muñeco y habla desde allí”.

‘Estudio Amigo’ quedó interrumpido a finales de los años 80 para volver con la democracia. Después de ocho años, sin embargo, Jů, Hele y el resto de personajes del programa, como Muf Supermuf o Harry Šouman, volvieron a esfumarse de las pantallas checas. Hace unos cinco años volvieron, pero no como protagonistas, sino como parte del programa ‘El Paquete de Cuentos de Hadas de Ed’ (‘Edův Pohádkový Balík’).

Para principios de 2011 está planeado un nuevo regreso, por lo que los ‘Juheláci’ pueden convertirse en el recuerdo de la infancia de al menos una generación más.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio