Jana Kratochvílová: la extravagancia hecha canción

Jana Kratochvílová (Foto: CTK)

Con su comportamiento extravagante, la cantante Jana Kratochvílová provocaba al régimen totalitario de la antigua Checoslovaquia. En los años ochenta, cuando se encontraba de gira en el extranjero, los comunistas proclamaron que había abandonado ilegalmente el país. Con un nuevo nombre, Jana Pope, se estableció en Inglaterra.

Jana Kratochvílová (Foto: CTK)
A los jóvenes checos el nombre Jana Kratochvílová no les suena mucho, pero los mayores recuerdan sus canciones. Por ejemplo, “En la sombra del helecho”, “Larga ardiente cometa blanca” o “Amor en el alba”, temas que en los años ochenta encabezaban las listas de popularidad y se tocaban en las discotecas de todo el país. Los críticos coinciden en que la cantante tiene un timbre de voz inolvidable, pero ya no son tan unánimes en cuanto a la calidad de sus canciones.

Jana Kratochvílová apareció por primera vez en la Televisión Checa en el año 1973, cuando tenía 20 años de edad. En los setenta cantó con diferentes bandas e intérpretes, dedicándose al pop. En 1980 se incorporó al grupo Heval, fundado por el baterista checo Pavel Trnavský. Al régimen comunista no le gustaba ni el reggae duro, estilo que tocaba, ni el nombre de la banda, porque se parecía demasiado al apellido del disidente anticomunista, Václav Havel, posterior primer presidente democrático del país. Pero Heval no tenía nada que ver con Havel, surgió como abreviación de heavy metal.

Jana Kratochvílová llevaba vestidos llamativos y su comportamiento era demasiado extraño para el concepto estrecho de la estética comunista, que no toleraba ningún tipo de extremismo, ninguna innovación u originalidad. La cantante representaba un problema para el régimen. En 1983 los músicos de Heval obtuvieron un permiso para participar en un festival en Irlanda. En el momento en que Kratochvílová y Heval comenzaron su viaje, los periódicos checos, controlados por los comunistas, publicaron una sentencia judicial indicando que la cantante había abandonado ilegalmente el país. Jana Kratochvílová optó entonces por quedarse en Inglaterra.

En Inglaterra Jana Kratochvílová empezó a cantar bajo diversos pseudónimos, como Jana Pope, Z. Goddess, Zuru, Uriel o Heretika. Algunos de sus nuevos nombres nacieron de sus experiencias esotéricas que influyeron notablemente las letras de sus canciones. Kratochvílová recibió apodos como la loca, la marciana, la extraterrestre o la perturbada, entre otros. Para entender por qué la llamaban así, basta conocer alguna de sus declaraciones como, por ejemplo:“¡Jana Kratochvílová está muerta! Abandonó su cuerpo físico en el siglo pasado, precisamente el 24 de diciembre de 1990 a las 23:00 horas. Yo como extraterrestre acepté su forma física para aprovecharme de ella. Mi nombre es Zuru, pero en esta isla utilizo el nombre secreto Herética o Uriel.”

Jana Kratochvílová tituló Uriel su disco lanzado en la República Checa en 2004, cuando ya cantaba con la banda Armadeica. Dos años después apareció un álbum con la selección de sus grandes éxitos, llamado Song! Song! Song!, que fue mejor recibido por el público checo. En diciembre del año pasado editó Bohemian, cantado en inglés y originalmente destinado para el mercado británico, donde nunca apareció.

Hay críticos que rechazan el estilo musical de la cantante por considerarlo demasiado caótico. Otros aprecian su mezcla de rock, pop, reggae, electrónica y otras corrientes. Sin embargo, todos coinciden en que la voz de Jana Kratochvílová o Jana Pope o Uriel o cualquiera de los nombres que utiliza, es inolvidable.

palabra clave:
audio