Iva Pekárková

r_2100x1400_radio_praha.png

En esta edición les presentamos a la escritora contemporánea checa Iva Pekárková, autora original y rebelde. Los protagonistas de sus libros son los emigrantes del Este en los tiempos de la guerra fría y los marginados de las grandes urbes norteamericanas.

El prestigioso escritor checo Josef Skvorecký comentó una vez que Iva Pekárková daba la impresión de vivir de la acrobacia en un trapecio sin red de salvamento y en un país donde no había hospitales. Skvorecký no miente. Iva Pekárková resume en sus libros las crudas experiencias de los emigrantes y marginados que ha conocido en carne propia.

escribir su primer libro -"Las plumas y las alas". La autora trabajó 16 horas diarias para terminar su obra antes de que se acabase el subsidio. Narrando las nada edificantes peripecias de su protagonista que vive en Chequia, Iva Pekárková desahogó su incertidumbre de emigrante.

Terminado el libro, la novel autora tuvo que empezar a ganarse la vida haciendo de barman y taxista. Iva Pekárková, una mujer de armas tomar, era una de las pocas féminas en ejercer la profesión de taxista en Estados Unidos, país donde disponen de la respectiva licencia 60 mil varones y sólo menos de 200 mujeres.

Al ganarse la vida como taxista en Nueva York, Iva Pekárková fue varias veces asaltada. Las estadísticas dicen que un taxista norteamericano es objeto de un asalto por año. Iva fue más afortunada, pues sufrió "apenas" tres asaltos en siete años.

La escritora- taxista se movía en los barrios neoyorquinos considerados como los más peligrosos, pero ella dice que le parecían más bien coloridos que inseguros: "Siempre afirmé que las leyendas sobre el Bronx y Harlem eran exageradas y sigo defendiendo esta opinión," explica la escritora.

En su obra literaria pululan protagonistas de esos barrios marginados, personajes que son una explosiva mezcla de afroamericanos e hispanos, que viven de los subsidios sociales y para los que la droga es el pan de cada día. Iva Pekárková los retrata con extraordinaria simpatía y comprensión.

Otro gran tema de Iva Pekárková son las peripecias de los emigrantes que huyeron a Occidente de la Checoslovaquia comunista. Pero, en realidad, la procedencia de los emigrantes no es importante. Parece que todos los campos de refugiados son iguales. En su libro "La Tierra Redonda" narra las peripecias de una joven checa que en el campo de refugiados de Traiskirgen, en Austria, espera el ansiado visado para Estados Unidos.

La autora describe el hacinamiento y la promiscuidad imperante en el campo de refugiados, así como el rechazo y la desconfianza de los austríacos hacia los emigrantes de los países comunistas. Cuenta la angustiosa espera de algunos emigrantes que pasaban meses y hasta años aguardando visados y permisos de trabajo para viajar a Estados Unidos, Canadá o Australia.

Al igual que la protagonista de su libro "La Tierra Redonda", Iva Pekárková viajó del campo de refugiados de Traiskirchen a Estados Unidos pensando que jamás volvería a su país de origen y que no se dejaría dominar por la añoranza.

Los radicales cambios registrados en Chequia en los años 90 allanaron a Iva Pekárková el camino de regreso a su país de origen. Desde hace tres años y medio vive en Praga con su marido norteamericano Raymond.

Los libros de Iva Pekárková, antes publicados por las editoriales del exilio, fueron editados en los años 90 también en la propia Chequia, cautivando sobre todo a los lectores jóvenes. En Chequia, país que adolece de xenofobia, los libros en que Iva Pekárková retrata sin clichés ni prejuicios y con simpatía a los afroamericanos e hispanos marginados, son mensajeros de tolerancia.