Irglová: No tengan miedo soñar y tener esperanza

Glen Hansard et Markéta Irglová, photo: CTK

La historia de dos músicos enamorados terminó con un final feliz en la ceremonia de entrega de los Óscar, celebrada el fin de semana en Los Ángeles, EE.UU. La pianista y cantante checa Markéta Irglová y su novio, el músico irlandés Glen Hansard, ganaron la estatuilla a la mejor canción fílmica por el tema Falling Slowly de la película Once.

Markéta Irglová y John Travolta (Foto: CTK)
La historia de la película es simple: trata sobre una emigrante checa que se encuentra con un músico callejero en Dublín. Conjuntamente empiezan a componer y grabar canciones, enamorándose uno del otro. El guión se basa en cierto modo en la realidad, Irglová, de 19 años de edad, y Hansard, de 36, son pareja.

A pesar de tratarse de un filme de bajos costos, rodado por 150 mil dólares, la película se convirtió en un verdadero éxito y conquistó tanto a los espectadores como a los críticos, lo que agradeció Glen Hansard, quien tomó la palabra inmediatamente tras recibir la estatuilla de las manos de John Travolta.

“Rodamos el filme utilizando dos cámaras de mano durante tres semanas. Les agradecemos que hayan tomado en serio nuestro trabajo”, resaltó el irlandés.

Después de que el líder del grupo The Frames diera las gracias por el premio, el maestro de ceremonias cortó prematuramente el discurso de Markéta Irglová. Pero tras la pausa de la publicidad, el locutor corrigió el fallo invitando a la checa para que volviera a subir al podio y pudiera expresarse ante el público.

Glen Hansard y Markéta Irglová (Foto: CTK)
“El hecho de que estemos aquí esta noche recibiendo la estatuilla demuestra que es posible cumplir los sueños por más atrevidos que sean. No tengan miedo de soñar y tener esperanza. La esperanza nos une a todos. Muchas gracias”, afirmó la checa.

El director Miloš Forman, doble premio Óscar por los filmes Alguien voló sobre el nido del cuco y Amadeus destacó el hecho de que a la joven checa no se le notara nerviosismo al pronunciar su discurso.

“Cuando uno sube al podio para recibir un premio, de repente su cabeza se queda completamente vacía y no se acuerda de lo que quería decir. Después le llevan tras los bastidores y allí empieza una verdadera locura”, dijo el director checo que en 1977 se nacionalizó estadounidense.

La historia del dúo checo-irlandés empezó en la ciudad natal de la cantante, en Valašské Meziříčí, situada en Moravia. Ambos músicos se encontraron allí un día en el M-club, según recuerda el productor del local, Karel Prokeš.

Glen Hansard y Markéta Irglová (Foto: CTK)
“Markéta tiene un gran talento, pero el encuentro con Glen fue decisivo para su carrera, porque la abrió las puertas de un mundo, al que difícilmente podría haber entrado sin él”, dijo Prokeš.

De la noche a la mañana, Markéta Irglová pasó a ser una de las personas más famosas de la ciudad de Valašské Meziříčí. Pero hace cinco años, un concierto de la pareja checo-irlandesa efectuado en la plaza de la ciudad, terminó con un incidente. La policía municipal interrumpió el evento, afirmando que los músicos no disponían del permiso necesario para tocar en público, según recuerda el alcalde de esa urbe, Jiří Částečka.

“Hoy ya podemos decir que se trata de una historia para la risa. Si lo digo con palabras moderadas, la intervención policial en aquel entonces fue poco sensible”, sostuvo el alcalde.

Ahora, la policía de seguro trataría a la cantante con más respeto. El alcalde incluso tiene previsto proclamarla como ciudadana honorífica de Valašské Meziříčí. Los ediles deliberarán sobre su propuesta este jueves.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio