Indemnización a un afectado por el SIDA

r_2100x1400_radio_praha.png

Largos años estuvo esperando por la merecida indemnización un hombre que hace 14 años fue contagiado con el virus del SIDA durante una transfusión que le fue aplicada en la clínica de la ciudad de Pilsen, Bohemia Occidental. Con la sentencia que obliga a la clínica a pagar al paciente 800 mil coronas checas, es decir, 20 mil dólares, terminó el prolongado litigio de un joven de 25 años, cuyo estado de salud no le permitió asistir a la sesión del Tribunal de ayer miércoles, en la que se dio lectura al veredicto.

Lo que motivó el litigio entre el joven y la clínica de Pilsen fueron las bolsas de sangre importadas, que provocaron una verdadera tragedia sin precedente en la República Checa. Por medio de las mismas, en 1986 se contagiaron con el virus mortal del SIDA decenas de personas, entre ellos 17 enfermos de hemofilia.

Durante la época comunista, la clínica vacilaba en asumir la responsabilidad por la tragedia, mientras que la dirección actual de la misma se negaba a responder por el error de sus precursores. De manera que sin la iniciativa de la Casa de Seguros, la clínica no habría pagado la indemnización ni en la época actual.

"Sin embargo, en lo que a este caso se refiere, fue establecida la suma de 800 mil coronas, tomando en consideración la sensibilidad del caso y también el hecho de que el afectado ya había sido indemnizado con anterioridad por el Estado", comentó la sentencia el abogado de la clínica de Pilsen, Jaroslav Svejkovský.

El caso del joven es realmente único, puesto que todos los afectados de SIDA por medio de transfusiones fueron indemnizados por el Estado checo en 1993 con la suma de 750 mil coronas, es decir, casi 19 mil dólares.

Según afirman los especialistas en la materia, la posibilidad de contagio del SIDA por medio de bolsas de sangre o los derivados de la misma es actualmente casi nula, y ello gracias al estricto control que en la República Checa funciona desde 1986. Y cabe decir que con éxito, puesto que desde ese año en Chequia no ha sido registrado ningún caso de contagio con el SIDA por medio de transfusiones.