Gobierno checo sobre libre circulación de trabajadores: No cedemos ante Bruselas

r_2100x1400_radio_praha.png

"¡No cedemos!", este es el mensaje que el Gobierno checo envió a Bruselas en lo que a la libre circulación de trabajadores se refiere. La República Checa decidió no aceptar la propuesta de los Quince de restringir el acceso de los ciudadanos checos al mercado de trabajo comunitario tras la adhesión del país a la Unión.

Pavel Telicka, negociador principal para el ingreso de la República Checa en la Unión Europea, dio a entender que el Ejecutivo checo decidió no concluir, el próximo día 27, el capítulo de la libre circulación de personas.

Dicho capítulo establece, entre otras cosas, que los Quince pueden restringir, en los primeros dos años posteriores a la ampliación, el acceso al mercado comunitario de trabajadores procedentes de los nuevos miembros. Bruselas admite además que los países comunitarios que se sientan amenazados por la eventual afluencia de mano de obra barata, puedan prolongar a siete años el período transitorio.

Y precisamente el capítulo sobre la libre circulación de trabajadores resulta inaceptable para Praga que anunció que posterga la negociación al respecto hasta el otono. Es la primera vez en las negociaciones de ingreso que el Gobierno checo decide defender tan resueltamente los intereses nacionales del país.

La postura del Gabinete de Milos Zeman suscitó reacciones positivas en el escenario político checo. El líder de la Coalición de los cuatro partidos menores de derecha, Karel Kühnl, subrayó, por ejemplo, que la libre circulación de trabajadores figura entre los cuatro principios básicos del funcionamiento de la Unión y por ello vale la pena negociar para lograr las mejores condiciones posibles para los ciudadanos checos.