Gobierno abre el debate sobre la elección directa del presidente

r_2100x1400_radio_praha.png

El Gobierno abrió este lunes el debate sobre la introducción del sistema de elecciones directas del presidente. En caso de que el Parlamento dé su visto bueno al proyecto, los ciudadanos elegirán directamente al mandatario en los próximos comicios que se efectuarán en 2013.

El Gabinete presentó el proyecto que supone cambiar la Constitución e introducir la elección directa del presidente, sin embargo, dicho proyecto no define los detalles de la elección. Los parlamentarios crearán una ley electoral para definir los mecanismos técnicos de los comicios, inmediatamente después de que sea aprobada la elección directa, explicó el ministro de Justicia, Jiří Pospíšil.

“En este momento es primordial que el Parlamento se pronuncie y diga si realmente desea la elección directa del presidente. Si la acepta, empezaremos a definir los mecanismos concretos de los comicios”, indicó.

No obstante, tanto la oposición como algunos políticos de la coalición gubernamental critican el procedimiento propuesto. Marek Benda, diputado del Partido Cívico Democrático, rechaza aceptar el proyecto bajo estas condiciones.

“La Constitución así no definirá claramente el método de la elección presidencial. Temo que de esa forma el partido que esté en el poder intente volver a modificar el sistema electoral antes de los comicios presidenciales, para lograr el mejor resultado posible”, dijo.

Los debates acerca de la introducción de la elección directa del presidente se llevan arrastrando desde hace mucho tiempo. Según la ley en vigor, el presidente es elegido por los diputados y senadores. Debido a un repartimiento muy apretado de las fuerzas políticas en el Parlamento, las últimas elecciones se efectuaron en un ambiente cargado de acusaciones de corrupción e intimidación.

Los defensores de la futura ley electoral necesitan conseguir tres quintas partes de los votos en ambas Cámaras del Parlamento para imponer el proyecto. La coalición gubernamental está dividida: mientras el Partido de los Verdes y el democristiano Partido Popular votarían a favor de la elección directa, el Partido Cívico Democrático no ha adoptado aún una postura unánime.