Gobierno prepara proyecto de elecciones presidenciales directas

Mirek Topolánek (Foto: CTK)

El ministro de Justicia, Jiří Pospíšil, tiene la tarea de elaborar la propuesta gubernamental encaminada a introducir en el país elecciones presidenciales directas. Así la coalición resolvió las discrepancias internas, provocadas por el Partido de los Verdes que propuso la convocatoria de un referéndum sobre la cuestión.

La propuesta del Partido de los Verdes de convocar un referéndum sobre la introducción de elecciones presidenciales directas en la República Checa figuró en la agenda de la sesión de este miércoles del Gobierno. Los ministros decidieron adoptar una postura neutral sobre el asunto, según explicó el primer ministro, Mirek Topolánek.

“El Gobierno no dijo no, pero tampoco sí a la idea de los Verdes. Sin embargo, hemos acordado encargar la tarea de elaboración de la propuesta gubernamental para las elecciones presidenciales directas al ministro de Justicia, quien dispone de un plazo de dos meses para entregarla”, dijo Topolánek.

Después de ser elaborado el documento, de él se ocupará el Parlamento que, según el primer ministro, es el órgano más competente para decidir. Además, se trata de un procedimiento más rápido y barato que la convocatoria de un referéndum, señaló Topolánek.

Mirek Topolánek (Foto: CTK)
Sin embargo, son mínimas las posibilidades de que el Parlamento apruebe la propuesta gubernamental, puesto que la coalición no es unánime en cuanto a la introducción o no en el país de elecciones presidenciales directas. A su favor están los autores de la idea, los Verdes. El democristiano Partido Popular, así como una buena parte de los civicodemócratas, está en contra. Las tres formaciones políticas no coinciden además si el presidente elegido de esta manera debe tener las mismas competencias que el actual.

Sobre la posibilidad de que el futuro presidente checo sea elegido por los ciudadanos y no por el Parlamento se habla con intensidad desde los últimos comicios, celebrados en febrero de 2008, que estuvieron marcados por muchas discrepancias entre los diputados y los senadores. Hace poco, el opositor Partido Socialdemócrata presentó al Parlamento una propuesta similar, no obstante, la coalición gubernamental la rechazó.

Los sondeos de opinión pública demuestran que la mayoría de los checos está a favor de las elecciones presidenciales directas, sistema que aplican países vecinos como Austria y Eslovaquia.