Fuerte intervención del Banco Central Checo debilitó la corona checa

Tipos de interés del Banco Central Checo entre 1991 - 2002, Gráfica: CTK

El Banco Central Checo redujo este jueves los tipos de interés más de lo que esperaba el mercado financiero. Dicha fuerte intervención tuvo un impacto inmediato en la cotización de la moneda: la corona checa se debilitó treinta céntimos, alcanzando las 30, 50 unidades por euro.

Tipos de interés del Banco Central Checo entre 1991 - 2002, Gráfica: CTK
La reducción de los tipos de interés en tres cuartos de punto es la mayor en los últimos tres años. La tasa que se aplica en el mercado interbancario ha descendido al tres por ciento. Así por primera vez en su historia, la República Checa tiene los tipos de interés más bajos que la eurozona.

El objetivo principal de esta intervención del Banco Central Checo fue debilitar la alta cotización de la corona checa, lo que -según todo parece indicar- fue logrado por el momento.

El economista Evzen Kocenda acoge la medida tomada por el Banco Central.

"El debilitamiento de la moneda nacional ayudará a los exportadores, pero resultará menos ventajosa para las empresas que importan. Esto significa que en lo que al impacto general en la economía se refiere, dicha intervención contribuiría a reducir el déficit de la balanza de pagos".

El economista Martin Kupka opina, no obstante, que la reducción de los tipos de interés se manifestará positivamente en la gestión de todas las empresas, no solamente de las exportadoras, porque bajará sus gastos.

"Los tipos de interés más bajos abaratarán también los créditos, lo que es una buena noticia para quienes piden un préstamo para la vivienda o la remodelación de su apartamento. Por otro lado, no agradarán a los ahorristas, ya que reducirán todavía más los intereses que en la actualidad ya son muy bajos".

Los economistas coinciden en que la reducción de los tipos de interés es una medida temporal. Sostienen que el alza de la inflación y el crecimiento de la economía que se esperan durante el año próximo, obligarán al Banco Central Checo a aumentarlos nuevamente.