Francisco José I asistirá a los festejos del centenario de la ciudad de Brevnov

Stift Brevnov

Se extiende desde el Castillo de Praga hasta el escenario de la nefasta batalla en la Montaña Blanca de 1620. En su corazón se sitúa el milenario monasterio benedictino. Este es el barrio capitalino de Brevnov que festeja estos días el centenario de su proclamación como ciudad.

Tomás Chalupa (a la izquierda) Foto: Theresa Kuglin
Una exposición de fotografías, objetos y documentos de la época, incluyendo partidas de nacimiento, libretas de ahorros o revistas prestadas por los ciudadanos del barrio, ha inaugurado este viernes los festejos del centenario de la ciudad de Brevnov.

Según indicó el alcalde del distrito de Praga 6, Tomás Chalupa, cuya familia vive en este municipio desde hace cuatro generaciones, el otorgamiento del título de ciudad a la villa de Brevnov el 27 de abril de 1907 fue un acto un tanto arbitrario.

"El alcalde de Brevnov Kolátor aprovechó la visita del emperador Francisco José I. Según las leyes de la monarquía austro-húngara el emperador podía otorgar el título de ciudad por escrito u oralmente. Debido a que el emperador saludó a los habitantes que le daban la bienvenida como a los ciudadanos de la ciudad de Brevnov, éstos lo consideraron la proclamación oficial".

Los festejos del centenario de la ciudad de Brevnov se prolongarán durante toda una semana ofreciendo conciertos, lectura de la poesía del Premio Nobel de Literatura Jaroslav Seifert y charlas con renombrados vecinos del barrio y culminarán el próximo fin de semana frente al Monasterio de Brevnov.

Monasterio de Brevnov
Allí tendrá lugar un mercado imperial emulando a los de hace cien años, como explicó uno de los organizadores principales de los festejos, Tomás Hudera, presidente de la Asociación de pequeños empresarios de Brevnov.

"Vamos a escenificar, por ejemplo, la tradicional matanza de cerdo. Claro, no podremos traer a un cerdo vivo y matarlo en el lugar, no obstante, los visitantes tendrán la posibilidad de comprar y degustar los típicos productos de la matanza: oreja de cerdo, longaniza, morcilla, etc. Los niños podrán decorar pan de especias. Tendremos una pastelería histórica con 15 variedades del típico pastel de miel ´medovník´. Para comer habrá también pato asado y para beber vino, aguamiel y naturalmente la cerveza Pilsen".

Los visitantes podrán entrar en una oficina de Correos de la época del Imperio Austro-Húngaro donde adquirirán 27 postales antiguas de Brevnov con un sello conmemorativo, o divertirse en un parque de atracciones de la Bohemia Antigua. Los días 28 y 29 de abril circulará por Brevnov un tranvía histórico. El punto culminante de los festejos será el paseo del emperador Francisco José I desde la Plaza del Castillo de Praga hasta el monasterio de Brevnov en una carroza arrastrada por cuatro caballos blancos de Kladruby.