Falleció el rey de la cristalería moderna

r_2100x1400_radio_praha.png

El pasado domingo, 24 de febrero, el mundo perdió a una de las mayores figuras del arte moderno en cristal. Un mes antes de cumplir 81 años falleció el artista plástico y pintor checo, Stanislav Libenský.

Las obras de cristal de Stanislav Libenský y su esposa Jaroslava Brychtová, quienes a mediados de los años 50 formaron un excepcional equipo creativo, asombraban al mundo cultural entero. Por primera vez brillaron en la exposición mundial Expo 58 en Bruselas, donde les fue concedido el Grand Prix. A éste siguieron otros premios, otorgados en Europa Occidental y América.

El matrimonio fue considerado uno de los pioneros de la cristalería moderna al empezar a usar el cristal como material para originales esculturas. La belleza estética de sus obras es aumentada por un refinado juego con la ilusión óptica, utilizando el efecto de la penetración de luz a través de un vidrio colorado.

Las creaciones de Stanislav Libenský se convirtieron en preseas de los galeristas y coleccionistas americanos y japoneses. El relieve de cristal denominado "El Río de la Vida", de 22 metros de longitud, que se presentó en la Expo 70 en la ciudad japonesa de Osaka, fue aplaudido por el público internacional que asistió al evento.

En 1979 los artistas checos crearon tres relieves espaciales de cristal nombrados Ave, Meteoro y Flor. Estos fueron colocados en la sala de entrada del apenas construido Museo de Vidrio de Corning, en el estado de Nueva York, hoy el mayor museo de cristalería del mundo.

Los vitrales de Stanislav Libenský y Jaroslava Brychtová decoran desde finales de los años 60 la capilla de San Wenceslao en la catedral de San Vito de Praga. Pero Libenský no era sólo un artista, sino también un pedagogo fenomenal. Durante un cuarto de siglo fue profesor en la Escuela Superior de Artes Decorativas de Praga, sembrando entre sus estudiantes el entusiasmo por el arte de cristal.